Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    PODRÁ EL ACTUAL MODELO ECONÓMICO SEGUIR “SIN RETOQUES” – 17 . . .
 
 
 

naltrexone buy online canada

naltrexone buy blogs1.welch.jhmi.edu

El modelo económico actual se basa en un tipo de cambio depreciado y se alimenta de una política fiscal expansiva, la cual genera presiones inflacionarias que son contenidas con medidas heterodoxas como acuerdos (compulsivos) de precios, prohibiciones/cupos de exportación, subsidios e inclusive intervenciones en el INDEC

 

Todo esto en un contexto internacional favorable con términos de intercambio prácticamente en su record histórico, lo cual lubrica a la economía proveyéndola de un exceso de oferta de dólares, con baja demanda interna de éstos. Por qué la demanda interna de dólares es baja?, tiene su explicación en la falta de inversiones productivas de largo plazo y en la inseguridad jurídica de un país que rompió unilateralmente sus compromisos?. En este marco, es clave dilucidar si el actual modelo económico podrá seguir funcionando y brindando resultados similares a los logrados hasta ahora durante los próximos cuatro años en 2008/2011. Para poder contestar esta pregunta es clave saber si:

 

A priori, se podría afirmar que estas cuatro preguntas no pueden tener respuesta afirmativa.

 

La aceleración de la inflación y lo que la actual administración haga con ella decidirá en qué escenario desemboca la economía argentina. Si se sigue pensando que "un poco de inflación es bueno porque genera crecimiento" y se deja que la actual dinámica de los precios continúe su evolución, muy probablemente terminemos con una estanflación y con las medidas de política económica yendo "por detrás" de los acontecimientos. Por ahora, el contexto internacional ayuda y lo seguirá haciendo, pero sería esperable que el "viento de cola" también amenguara en el largo plazo.

 

Desde 2003 hasta la fecha la inflación ha servido para lubricar el proceso de crecimiento, pero con dos etapas bien diferenciadas. Por un lado 2003/2004, en la cual se mostró crecimiento y baja inflación, y por el otro, 2005/2006 donde también se mostró crecimiento pero con elevada inflación. A grandes rasgos se podría decir que entre 2003 y 2005 la tasa de inflación fue duplicándose año tras año, lo cual muestra que con los actuales niveles de ahorro e inversión el presente modelo económico es inflacionario y ajusta vía precios.

 

La inflación que se mostró en 2006 se redujo con respecto a 2005, ya que a comienzos del año pasado, cuando las presiones inflacionarias se aceleraron, el gobierno comenzó a introducir una batería de medidas (acuerdos de precios, precios máximos, subsidios, prohibiciones y cupos de exportación, etc) que comenzaron a impedir la libre formación de precios y mantuvieron la inflación artificialmente contenida. En 2007 muy probablemente el aumento del nivel general de precios minoristas "oficial" sea aún más bajo que en 2006, lo cual será posible porque el intervencionismo oficial fue más allá de la libre formación de precios, y llegó hasta el INDEC y al propio cálculo de los números.

 

Cuando una economía se encuentra operando sin capacidad ociosa, una política económica de incentivación del consumo, que hace crecer a la demanda agregada a un ritmo superior a la oferta, es inflacionaria. En este punto debería optarse entre las altas tasas de crecimiento o la inflación. Crecer sostenidamente en el tiempo con altas tasas de expansión del PBI y tasas de inflación de dos dígitos no es posible. Tarde o temprano la inflación de dos dígitos afecta negativamente a las expectativas de los agentes individuales e impacta reduciendo fuertemente el nivel de actividad económica. Más que nada, insistimos, debe considerarse de qué crecimiento se está hablando, teniendo en cuenta que no hay inversiones productivas de largo plazo.

 

Un problema es que la actual administración no está dispuesta a dejar de "mostrar" puntos de crecimiento económico en pos de bajar la inflación. Prefiere seguir generando tasas de crecimiento artificiales y está dispuesta a recurrir a cualquier "artilugio" para contener la tasa de inflación por debajo del 10% anual.

 

Debemos remarcar que en 2007 los precios subyacentes, o sea los que son determinados por la ley de oferta y de demanda, pueden crecer en torno al 15% anual. Aunque el IPC oficial, con los precios congelados y la intervención estadística, se ubicaría en torno al 8.0%/9.0% anual.

 

Cabe destacar que todos los canales inflacionarios están debidamente "aceitados":

Por su parte, el crecimiento del gasto primario discrecional (+43.2%) superó fuertemente la expansión de los ingresos tributarios (+28.9%), lo cual constituye una luz de alerta para la evolución del superávit primario en el corto y mediano plazo.

&n

 
CONTACTENOS

 
Busqueda