Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Presión para normalizar toda la deuda -17-10-2007 . . .
 
 
 

gabapentin and early pregnancy

gabapentin pregnancy

Presión para normalizar toda la deuda
http://www.lanacion.com.ar/archivo/nota.asp?nota_id=953866&origen=acumulado&acumulado_id=

La Asamblea Anual del FMI: expectativa por la llegada del ministro Peirano
Acreedores buscan convencer al gobierno nacional para que regularice la situación de los holdouts y el Club de París
Miércoles 17 de octubre de 2007

 WASHINGTON.- Los acreedores transmitirán un mensaje al ministro Miguel Peirano cuando aterrice aquí mañana: la Argentina necesitará de más recursos para solucionar sus cuestiones pendientes con el Club de París y con los acreedores privados que no aceptaron el canje de la deuda, pero la solución de ambas cuestiones dejaría al país en una situación financiera mucho menos vulnerable.

 Frente a un mundo más convulsionado por la caída de los mercados observada desde julio y por el temor a una desaceleración económica global, como el que planteó ayer el FMI en su reporte de estabilidad financiera, la Argentina necesita fortalecer su frente externo y encarar casi en forma paralela la cuestión de los acreedores oficiales reunidos en el Club de París y la de los bonistas rebeldes.

Según pudo saber LA NACION ayer de fuentes bien informadas, éste es el mensaje que el ministro recibirá de varias delegaciones de los países desarrollados y de inversores privados que participarán de la asamblea anual del FMI y el Banco Mundial, que comienza mañana en la capital de Estados Unidos. 

La recuperación argentina, continuamente destacada como un gran activo dentro y fuera del país, sigue siendo observada sólo como una recuperación de la fuerte recesión que vivió el país entre 1998 y 2002. Por esta razón, el país daría una muy buena señal si avanzara en la negociación con sus acreedores oficiales para pagar una deuda de US$ 6100 millones, aunque este paso está sujeto, según el Gobierno, a que el FMI no interfiera demasiado en las negociaciones. 

La cuestión de los holdouts aparecerá en forma inmediata cuando se hable de la otra negociación, pero el Gobierno quiere aplicar el principio de "un solo bolsillo para pagar", es decir, que los recursos actuales sólo alcanzan para el Club de París y no para la deuda impaga con los bonistas, por unos US$ 27.000 millones.

Aunque nadie lo admita de esta manera por la campaña electoral, estos planteos son reconocidos por los principales economistas del Gobierno y por eso hay algunos ejercicios escritos que calculan cuál sería el esfuerzo adicional si se quisieran encarar ambas cuestiones.

 De por sí, las autoridades económicas admiten que a partir de 2008 habrá un importante estrés para poder afrontar el pago de US$ 5480 millones que vencen en intereses (de los cuales casi US$ 1390 millones corresponden al cupón atado al PBI) y de US$ 8850 millones de capital.

 Pero estos US$ 14.330 millones suenan modestos cuando se mira el programa financiero de 2009, que requerirá de unos US$ 17.240 millones, que un año más tarde se estirarán a 17.720 millones para llegar en 2011 a 20.400 millones. 

Escenarios
Estas proyecciones suponen un superávit fiscal cercano al 3% del PBI en los próximos cuatro años, fuertes desembolsos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la renovación de buena parte de la deuda doméstica. De otro modo, los vencimientos serían mayores; al respecto, se volvería al mercado con una serie de colocaciones de títulos similares a los Bonar en dólares y en pesos y se cumpliría con las recompras establecidas en la reestructuración de la deuda de 2005. Pero si a estas abultadas sumas se le agrega la deuda que permanece impaga, el escenario ya es otro: 

l- Si en el caso del Club de París se llega a un acuerdo similar al que se llegó con España para pagarle US$ 1000 millones en un plazo de 6 años, se podría pensar en necesidades cercanas a US$ 800 millones en el primer año y en US$ 200 millones adicionales durante cada uno de los siguientes años hasta concluir el pago. 

2-Si en el caso de los bonistas rebeldes se decide en algún momento plantear una oferta, lo cual reduciría el costo de la tasa que paga la Argentina en el exterior por sus colocaciones, se podrían emitir unos US$ 9100 millones en bonos Discount sin el "premio" de la unidad atada al PBI, lo cual supone un pago excedente de casi US$ 180 millones anuales entre 2008 y 2012. *

 
CONTACTENOS

 
Busqueda