Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Argentina país deudor y el Club de París: la negociación – 1 . . .
 
 
 

melatonin and weed mixed

weed melatonin levels read here

 

ADAPD Argentina

A continuación del comentario de ADAPD se incluye un artículo de La Nación sobre el mismo tema, el cual quisimos complementar.

 

Con la asunción del nuevo Gobierno, y nuevo ministro de economía, nada ha cambiado en la posición, al menos enunciativa, de país deudor. El tema de fondo no ha variado, pero en algún momento Argentina deberá reconocer sus deudas, ya que no existe precedente alguno de que, por ejemplo, los bonos en default puedan ser borrados exitosamente por países de su tamaño y condición.

 

La reapertura de facilidades por parte de agencias nacionales de crédito y seguro de crédito a la exportación de países del primer mundo (Club de París) no se producirá mientras no se acepte un programa de monitoreo dentro del Art. 4º del estatuto del FMI, lo que implica indirectamente alguna forma de apertura de negociaciones en serio, que se ha venido posponiendo, pero que ante cualquier crisis mediana de financiamiento tendrá que producirse.

 

O sea que, más tarde o más temprano, la situación de “bonanza” internacional por el alto precio de los commodities que exporta Argentina, y el ingreso por impuestos distorsivos de las retenciones a las exportaciones u otros, no será suficiente para cubrir el alto endeudamiento creciente de un país sin crédito, y sin capacidad de generar inversiones genuinas que hagan crecer genuina y sustentablemente la economía, con la creación de puestos de trabajo nuevos, planificando para el mediano y largo plazo. La fantasía populista del retorno a una economía con empresas estatales también requiere financiamiento. Y también si se quisiera realmente un crecimiento sustentable en el largo plazo, y esto implica la reinserción del país en el mundo. Argentina está afuera, por más que los mensajes de los funcionarios públicos tiendan a enmascarar la realidad.

 

“Vivir con lo nuestro”, el viejo axioma de algunos políticos y economistas enquistados en el gobierno de turno, ha demostrado ser un fracaso en todos los países en los cuales histórica e internacionalmente se quiso aplicar. Pero se insiste en el pregón popular, a sabiendas que los que terminarán más perjudicados serán aquellos que dicen defender: los más necesitados. Aquéllos que solamente les interesan porque capturan sus votos, pero para quienes no generan nuevos puestos de trabajos genuinos no dependientes del estado nacional o de los provinciales, o sea, que impliquen un mejor nivel de vida y un voto independiente. No parece ser su objetivo la grandeza nacional, sino todo lo contrario, apuntan a objetivos mezquinos, manteniendo una calidad institucional paupérrima, que les permita a quienes conduzcan el poder ejecutivo controlar a los dos restantes poderes del estado, anulando toda posibilidad de ejercicio real de la verdadera democracia, tal como se la practica en aquellos países con real crecimiento y altos estándares de vida para la población.

 

 

Artículo de La Nación:

La visita del director gerente del FMI y el cambio de gobierno pusieron nuevamente en la agenda la compleja cuestión del default de la Argentina con 19 países

 

 

CONTACTENOS

 
Busqueda