Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Un momento de reflexión: Hoy no es tiempo de apatías y ausen . . .
 
 
 

cialis generico online

cialis generico

 

ADAPD – www.adapd.org.ar

 

Luego de un breve análisis sobre sucesos generales acaecidos en Argentina durante la presidencia del matrimonio Kircher, nos preguntamos si la ciudadanía que lo votó o apoyó de alguna forma, aprendió la lección de no confiar en quienes se postulan a ocupar cargos en el gobierno, y comprendió la necesidad de participar y comprometerse con un análisis crítico de las medidas de gobierno y sus consecuencias, le afecten en forma directa en el corto plazo o le afecten al vecino. La lección debería ser dejar el individualismo de lado en pos del bien común, y entender que somos los artífices de nuestro propio destino porque ningún Mesías vendrá a salvarnos.

 

Las frustraciones sufridas de gobiernos previos, también nos hablan de una situación institucional que permite abusos de los gobernantes de turno, y no tiene elementos de control y acción que permitan corregir y castigar dichos abusos. Esta situación es la que debe ser corregida, si se aspira a tener una verdadera democracia, con bienestar para la población en su conjunto.

 

El entramado político gestado por Néstor Kirchner(NK) con la ayuda de una situación externa favorable, con la anuencia de los distraídos de siempre y la de los “socios beneficiados por la coyuntura”, le permitió ganar las elecciones presidenciales del 2007, quizás con el objetivo de eternizarse en el poder. Nos preguntamos cuántos votos obtuvieron de la gente del campo y negocios relacionados, simplemente porque percibieron un buen pasar transitorio que pensaron era eterno, con inocencia y con desconocimiento nos perjudicaron a los demás, permitiendo la continuidad de un gobierno nefasto para el país en su conjunto.

 

La inconsistencia de las bases del supuesto ordenador gobierno de NK, permitía a quien estuviera atento predecir una situación absolutamente negativa para el país, en cuanto se revirtieran las circunstancias coyunturales externas que enmascaraban la situación real. Entonces, ¿por qué se le dio un cheque en blanco y en el segundo mandato, el de Cristina Kirchner, se le otorgó mayoría en el Congreso?.

 

Ahora nos preguntamos, ¿cuando los Kirchner se vayan del gobierno, lo harán con el mismo patrimonio con que accedieron al mismo?. ¿Quiénes y cómo auditarán dicha situación?. Y cuando hablamos de patrimonio incluimos no solamente el de los Kirchner, sino del conjunto formado por todos aquellos relacionados de alguna forma vinculante con ellos y disimulados bajo convenientes estructuras legales. ¿Qué pasará por ejemplo con las participaciones societarias en empresas privadas o concesionadas, que grupos afines a los Kirchner obtuvieron en estos años, usufructuando disposiciones gubernamentales que auspiciaron esa intromisión?. ¿Se mantendrán luego de la caída sin ninguna investigación respecto a cómo fueron obtenidas?. ¿Con qué poder económico quedarán los Kirchner y sus “socios” si esa investigación no se concreta con los castigos judiciales que correspondiera aplicar?.

 

El sistema democrático argentino no ha permitido en 25 años de ejercicio una mejora en el sistema institucional, que permita el cumplimiento de la Constitución Nacional, e impida los abusos de poder ejercidos desde el Ejecutivo, quien así se transforma en un gobernante absoluto, sin control sobre sus

 
CONTACTENOS

 
Busqueda