Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    El modelo de la exclusión social: El 75% de los jubilados re . . .
 
 
 

pillola cialis controindicazioni

cialis generico

La Argentina poselectoral (3): Más allá del fallo de la Corte, la estafa a los jubilados no es un caso cerrado

 

La Corte Suprema le dio la razón a la ANSeS y decidió limitar la actualización automática de las jubilaciones que se basa, precisamente, en otro fallo anterior de la propia Corte. La novedad ocurrió al revocar la Corte una sentencia que ordenaba extender a un jubilado el ajuste del llamado “Caso Badaro” y aplicarlo también después de 2006. Pero no es tema cerrado, y el autor (quien, dicho sea de paso, cuando fue secretario de Hacienda de la Nación recibió las primeras sentencias adversas para el Estado en defensa de los jubilados) anticipa lo inevitable: las demandas por el incumplimiento y despilfarro de la ANSeS.

POR MARIO BRODERSOHN | 29/05/2009 | 09:57

 

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Econométrica). I. BREVE RACCONTO HISTÓRICO DE LAS CRISIS Y FRUSTRACIONES DEL SISTEMA JUBILATORIO

 

1. La etapa fundacional del sistema jubilatorio: 1946-59

 

La evolución inicial del sistema jubilatorio tuvo dos etapas bien diferenciadas:

 

• El sistema previsional argentina no se inicia en 1946. En sus comienzos se limitó a los empleados públicos (1904) y tuvo sucesivas expansiones para trabajadores ferroviarios (1915), para trabajadores bancarios (1923) y para periodistas (1939).

 

Pero recién en 1946 adquirió un impulso decisivo. En su etapa fundacional que va de 1946 a 1959 el sistema jubilatorio fue muy superavitario porque eran muchos los aportantes y muy pocos los que se jubilaban. Los excedentes financieros acumulados en esos 14 años sumaron el 38,5% del PBI, que medidos en relación con el PBI del 2008 sería de US$ 115.000 millones. El Gobierno Nacional se apropió de esos excedentes financieros para financiar gastos que no tenían ninguna relación con el sistema jubilatorio.

 

• En la década del “60 y del “70 el sistema jubilatorio se mantuvo equilibrado debido a las diferentes moratorias que se implementaron, que si bien aumentaron los recursos en el corto plazo dieron lugar a un importante aumento en el número de jubilados.

 

En suma, cuando se creó el sistema jubilatorio se pensó en un sistema estatal de capitalización en donde el gobierno invertiría los excedentes de los aportes jubilatorios en activos rentables que permitiesen hacer frente en el futuro a una jubilación vinculada con el salario que cobraban mientras eran trabajadores activos. En lugar de ello, el Gobierno Nacional se apropio de los excedentes financieros de la etapa fundacional del sistema jubilatorio mediante la colocación de títulos públicos a plazos muy largos y a una tasa de interés del 4% anual, cuando la tasa de inflación promedio en la década del 60 fue del 25% anual. En 1970 el Gobierno Nacional decidió cancelar su deuda con el sistema jubilatorio. El valor de esa deuda había descendido a US$ 215 millones y la canceló en 10 cuotas anuales sin ajuste inflacionario.

 

<
 
CONTACTENOS

 
Busqueda