Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :     La crisis fiscal y la incapacidad de los Kirchner para reve . . .
 
 
 

side effects of abortion

why abortion should be illegal redirect

 Al inicio de la semana / Roberto Cachanosky 

 

Para solucionar el grave problema fiscal que enfrenta la Argentina no alcanza con reformular el sistema impositivo y el elevado e ineficiente gasto público. 

 

El Gobierno ya no puede ocultar lo que todo el mundo sabe: la caja se acabó y se avecinan serios problemas fiscales. Frente a este problema el razonamiento es: no podemos bajar impuestos porque si se profundizaría la crisis fiscal y no podemos bajar el gasto porque acentuaríamos la recesión. Vemos si este razonamiento tiene sentido empezando por el tema de los impuestos.

 

La primera pregunta que debería formularse el gobierno es si no será, justamente, la asfixiante presión impositiva la que hace inviable el funcionamiento de la economía, que, entre otras causas, profundiza la recesión y genera crecientes problemas fiscales ante la resistencia a bajar el gasto público. Puesto en otras palabras, la carga tributaria es tan alta que: a) muchos se pasan al mercado informal y b) muchos que no pueden trabajar en el mercado informal y tampoco pueden afrontar la carga tributaria, quedan fuera del mercado.

 

Antes de continuar con este punto, quiero hacer una reflexión sobre el tema de la evasión. Cuando propongo bajar la presión impositiva siempre me dan como argumento que “ahora” (“ahora” está entre comillas porque lo vengo escuchando hace más de 30 años) no se puede. Primero hay que combatir la evasión para que, con todos adentro, se pueda bajar la carga impositiva. Mi argumento es justamente el inverso. Si uno baja ahora la carga impositiva el premio por evadir disminuye y el estímulo por estar en el mercado informal se reduce. Puesto en otras palabras, en vez de combatir una evasión impositiva de un sistema impagable, es mejor tener muchos que paguen poco y ese poco sea tan poco que no tenga sentido asumir el riesgo de evadir.

 

Pero volvamos al problema fiscal presente y veamos el tema desde el ángulo del gasto. Se argumenta que no se puede bajar la carga tributaria porque la situación fiscal se agravaría. Entre 2002 y 2008 el gobierno recaudó $ 218.860 millones de pesos más. Pasó de $ 50.515 millones en 2002 a 269.375 millones en 2008. Pregunta: ¿podemos decir que hoy hay mejor salud, educación, seguridad, defensa y justicia en Argentina? ¿Hay menos pobres e indigentes? La realidad es que no se ve muy claramente dónde fueron a parar esos $ 218.860 millones adicionales que le ingresaron al Estado, con lo cual la idea de que un peso gastado por el Estado está mejor gastado que si lo gasta el sector privado no es cierta. Aquí se han dilapidado miles de millones de pesos en un gasto público improductivo. Es como si parte de los bienes que produjo el sector privado en todos estos años el Estado los hubiese tomado por la fuerza para destruirlos. Dicho más claramente, el gobierno destruyó riqueza, haciendo más pobre a la sociedad y, encima, la desestímulo para seguir produciendo.

 

Veamos ahora el tema de la reducción del gasto y su supuesto efecto recesivo. ¿Cómo financia el gobierno el gasto público? Tiene los siguientes mecanismos: a) impuestos, b) deuda interna, c) deuda externa, d) emisión monetaria y e) consumo de capital y ahorro.

 

 

CONTACTENOS

 
Busqueda