Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Canje de deuda: llegó la hora de la verdad – 28 abril 2010 . . .
 
 
 

cialis 20 mg

pillola cialis cosa serve

(En azul comentario de ADAPD)

 

Roberto Cachanosky – Opinión La Nación

 

Si el mundo no vuelve a complicar el canje y todo marcha como espera el Gobierno, la próxima semana se reabriría el canje de la deuda en default.  (ADAPD: el mundo no complica el canje)

 

Si bien es lógico pagar la deuda, el cambio de opinión del Gobierno respecto a este tema -recordemos que fue este mismo Gobierno el que impulsó la ley cerrojo para que el que no entraba en el canje en 2005 nunca más lo pudiera hacer- parte del supuesto que arreglando con los tenedores de bonos en default y luego con el Club de París, el riesgo país bajará, la tasa de interés disminuirá y las empresas podrán acceder a créditos más abundantes y a tasa muy reducidas. Bajo esta óptica, se supone que la inversión tomaría un renovado impulso, aumentaría la oferta de bienes y servicios gracias a la mayor inversión, la "tensión" de precios desaparecería, los salarios reales se recuperarían y entraríamos en una senda de crecimiento sostenido. Hasta aquí el razonamiento del Gobierno.

 

Sin embargo, la duda que queda es si alguien estará dispuesto a hundir inversiones en la Argentina con reglas de juego totalmente inciertas y con un proceso inflacionario que el Gobierno desconoce y se limita a denominarlo tensión de precios.

 

A esta altura del partido todos saben que, ante la ausencia de reformas estructurales que le den competitividad a la economía, el tipo de cambio real quedó retrasado. El aumento de precios internos frente a un dólar anclado se comió casi toda la devaluación del 2002, por lo tanto, quien tiene que tomar una decisión de inversión sabe que si toma prestados dólares, sólo puede invertirlos en sectores que tengan ingresos dolarizados, básicamente ligados a la exportación. Y luego, tiene que tener la certeza que los bienes y servicios que produce no sean sometidos a la famosa separación de precios internos versus precios internacionales. Puesto en otros términos, que el Gobierno no le diga que por razones de consumo interno no puede exportar los bienes que produjo con la nueva inversión. Como el Gobierno tiene una clara tendencia a cambiar todos los días las reglas de juego, al punto que lo único previsible es la imprevisibilidad de lo que harán, aquí tenemos un punto de gran incertidumbre al momento de decidir una inversión.

 

Queda también para los supuestos futuros inversores que espera convocar el Gobierno para luego del canje, saber qué ocurrirá dentro de un tiempo con la maraña de subsidios que hoy distorsiona los precios relativos y acumula presión sobre el gasto público. ¿Podrán los rojos números fiscales sostener subsidios a la energía, el transporte, entre otros, indefinidamente?

<
 
CONTACTENOS

 
Busqueda