Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Las deudas con los argentinos III - ¿A qué llegamos y cuándo . . .
 
 
 

ADAPD - Las deudas con los argentinos III - ¿A qué llegamos y cuándo?. ¿Alguien lo sabe?- 6 marzo 2012

 

www.adapd.org.ar

adapd@adapd.org.ar

 

No sabemos si porque nos tocó a los ahorristas en carne propia, o por alguna otra cuestión vinculada con nuestros valores, desde el primer momento de la indisponibilidad  de nuestros ahorros y de la negación de su valor, nuestra Asociación de Damnificados por la Pesificación y el Default (ADAPD), ha venido denunciando que la violación de los derechos individuales, la inseguridad jurídica, la falta de independencia de los Poderes del Estado, no atacan solamente a un reducido grupo social, mientras los demás resultan solamente espectadores, y pueden mirar como si fueran inmunes a tal atropello. Ya lo dijo Montesquieu en el siglo XIX: Una injusticia hecha a un individuo es una amenaza hecha a toda la sociedad. 

 

Muchos sectores de la sociedad argentina se vieron beneficiados con la pesificación de sus deudas, con la devaluación, y con la declaración del default de deuda pública soberana. Otros, los ahorristas en todas sus variantes, resultamos directamente perjudicados, pero todos, absolutamente todos, pagaremos las consecuencias del atropello a la justicia. Ese perjuicio lo compartimos también con quienes se aprovecharon puntualmente del incumplimiento de la ley en detrimento de los sectores del ahorro. Pocos advirtieron que ninguna ventaja circunstancial que implique la violación de las normas jurídicas de un Estado de Derecho, conduce a un final venturoso para el conjunto total. Muchos ignoraron y hasta festejaron, algunos por distracción, otros por ignorancia o conveniencia, el perjuicio a los ahorristas, como si nunca la violación fuera a tocarles a ellos.

 

Nos sentimos discriminados, aislados, por la mayoría de quienes tenían la capacidad y porque no, hasta la obligación, de resistir el atropello y facilitar su reparación.

 

Se permitieron y se permiten abusos sectoriales y el incumplimiento de normas, sentencias judiciales, y compromisos internacionales.

 

La sociedad mayoritariamente continúa permitiéndolo, atraída por espejismos generados desde el poder, y sin liderazgos que esclarezcan la situación y los riesgos que la ignorancia y la indiferencia conllevan.

 

La República Argentina es un país en default. ¿Lo sabe el 54% de votantes que le dio el triunfo al partido gobernante, o parte del 46% que no sabía a quien votar en las elecciones pasadas?. ¿Saben que los canjes de deuda tan publicitados por el gobierno implicaron una quita escandalosa a los legítimos ahorristas, respaldada por la ausencia de justicia en los tribunales argentinos y la presión de la ley Cerrojo, aprobada en la "escribanía" del Congreso?.

 

Algunos tienen todavía el descaro de acusar a los que no aceptamos esas quitas y resistimos reclamando que el gobierno argentino cumpla las sentencias judiciales, de pretender privilegios, incluyendo algunos miembros del poder judicial argentino. La justicia no es un privilegio. Quien piense lo contrario adhiere al totalitarismo y a la tiranía, aunque pretenda no darse cuenta de ello.

 

Vivir con lo nuestro, sin inversiones de capital intensivo, aislados del mundo por el incumplimiento de compromisos asumidos, tiene la expectativa de vida que las circunstancias favorables para nuestro país de la economía mundial puedan durar (precio de la soja, exportaciones a Brasil, etc.). Ni siquiera fuimos capaces de aprovechar toda esa bonanza que vino de afuera, para producir cambios que permitieran un crecimiento con bases sólidas y de largo plazo, equitativo para la sociedad. A nuestros gobernantes los enfermó el poder y escondieron la realidad favoreciendo un consumismo irreal para continuar cosechando votos... y más poder.

 

¿Hacia dónde vamos y en qué tiempos?, ¿somos una hoja en la tormenta?.

 

¿Dónde están los líderes  políticos, los empresarios lúcidos y comprometidos con un país venturoso y justo?; ¿dónde quedaron la honestidad y la responsabilidad en la gestión?; ¿dónde está la justicia?.

 

¿Alguien tiene esas respuestas?.

 
CONTACTENOS

 
Busqueda