Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Deuda pública - La tergiversación de la realidad - 3 septiem . . .
 
 
 

Deuda pública - La tergiversación de la realidad

3 septiembre 2012

 Escuchar y leer las opiniones de muchos políticos, economistas argentinos y del exterior, empresarios y sindicalistas, algunos de ellos no precisamente enrolados públicamente en el kirchnerismo, nos hace pensar que vivimos en otro país, otro distinto al que la realidad diaria nos enfrenta. 

Se habla de crecimiento a tasas chinas, de desendeudamiento, de independencia económica, de las bondades de los canjes de deuda en default y cómo bajó el riesgo país a posteriori, etc.

 Nos preguntamos, luego de un análisis que trata de ser objetivo y despojado de paradigmas ideológicos y de intencionalidad política, cuál es el fundamento de las afirmaciones antedichas, la sustentabilidad estructural que las haga perdurables, y cuál ha sido o es el beneficio que para el país y la sociedad ha tenido o tiene, ese escenario maravilloso que se quiere vender. No entramos en detalles de períodos parciales entre 2002 y 2012, porque entendemos que el análisis debe ser estructural y de largo plazo, y no viciado por conyunturas, internas o externas.

 Los mensajes descriptos pueden llevar a alguien desprevenido a concluir que para cualquier país es excelente:

 a) no pagar las deudas contraídas,

b) elegir arbitrariamente qué deudas se pagan,

c) confiscar la propiedad privada de algunos sectores con quitas enormes decididas unilateralmente utilizando tanto al Congreso Nacional (Ley Cerrojo) como al Poder Judicial (FALLO GALLI- CSJN), como presión de aceptación a los canjes de deuda,

d) profundizar la inseguridad jurídica,

e) no cumplir ninguna sentencia judicial a favor de los acreedores - internas como el caso de los jubilados, o externas como el caso de los bonistas que no ingresaron a los mencionados canjes-,

f) no tener acceso a los mercados financieros internacionales con bajas tasas de interés,

g) y lo más importante: que es muy bueno no tener inversiones de capital intensivo de largo plazo ni ahorro interno!

 Nos gustaría que quienes pregonan estas acciones aclaren primero:

 1) en qué se creció a tasas chinas y sobre qué base se miden?;

2) cuánta inversión genuina de capital intensivo de largo plazo se concretaron en el país desde 2002 a la fecha y cuántas fuentes de trabajo ello conlleva?;

3) qué valor agregado local real se sumó a la materia prima básica producida en todas áreas?;

4) cuáles fueron los principales ítems de la balanza comercial por importaciones y exportaciones?;

5) por qué se desencadena una inflación mayor al 25 % anual?.

 Simplemente con difundir esta información en forma precisa, bastaría para demostrar que enmascarar la realidad o parcializarla para utilizarla con fines políticos, sólo contribuye a deteriorar aún más la credibilidad en la dirigencia argentina y en quienes tienen acceso a los medios públicos. Estas actitudes son engaños a la población que cada día se encuentra con menos acceso a la satisfacción de necesidades muy básicas, y que va de crisis en crisis cada vez más profundas, con veranitos que se usan para conseguir votos.

A su vez resulta notoria la omisión de toda referencia oficial:

 - al déficit fiscal en que incurre el Gobierno en su gestión y que financia mediante el endeudamiento con el Banco Central, lo cual sustituye con creces el “desendeudamiento” externo y da origen en parte a la inflación superior al 25% anual que nos aqueja, que se oculta y hasta se niega invocando las estadísticas del INDEC;

- así como tampoco se escuchan ni leen opiniones oficiales que se refieran al mejoramiento del deteriorado nivel de la enseñanza pública,

- al restablecimiento de la seguridad,

- a poner coto a la impunidad,

- a investigar y castigar la corrupción pública,

- y a generar genuinas fuentes de trabajo  que disminuyan la desocupación creciente, entre otras omisiones.

 Nos gustaría que Ud. como  miembro de la dirigencia argentina, se sume a difundir la realidad, y se vayan aunando voluntades para consensuar un proyecto de país para el corto, mediano y largo plazo, para ponerlo en marcha sin individualidades ni egoísmos, con dignidad, honestidad, e idoneidad.

 ADAPD

 

 
CONTACTENOS

 
Busqueda