Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Hace catorce años creí en mi país 12-06-2014 . . .
 
 
 

viagra cena heureka

viagra

Hace catorce años creí en mi país

Hace catorce años creí en mi país y le presté los ahorros de mi familia.

Lamentablemente me equivoqué porque a fines del 2001 decidieron defaultear y luego licuaron las deudas de los grupos económicos más importantes junto con los de provincias muy mal administradas.

A mediados del año 2003, sin trabajo y con mi mujer esperando nuestra primer hija, me sentí profundamente defraudado cuando nuestro gobierno decidió  condonarle la totalidad de la deuda que tenía Cuba con nuestro país, del orden de 2000 millones de dólares,  sin haber empezado a dialogar siquiera con aquellos que éramos sus acreedores. Por eso y con mucho esfuerzo y con otros afectados   formamos una ONG, ADAPD* para defender en conjunto nuestros derechos.  

Ya en el 2005 y sin negociación alguna, cuando la mayoría de los bonistas originales cansados y necesitados habían mal vendido sus bonos, ofrecen un canje vil destinado a estos últimos por las pérdidas que involucraban para alguien que hubiese comprado a la par.

Peor  fue incluso la oferta que se hace en el 2010 en un canje sospechado de connivencia con parte de los grupos que entraron en el mismo.

Actualmente queda un pequeño remanente del orden del 7 % de la deuda original en Default, donde a pesar de lo que se dice hay un gran grupo de pequeños y medianos inversores de Argentina, Italia y Alemania principalmente,  que hemos resistido como pudimos para no permitir que nuestro gobierno termine de robar los ahorros de toda una vida en un país rico pero mal administrado.

Ahora que estaríamos cerca de llegar a una solución justa para terminar con este suplicio , veo sin embargo que gran parte de los políticos de mi país que no se dignaron a atender nuestros reclamos en los años pasados, tanto oficialistas como de la oposición, ya sea juntos en el grupo que viajó esta semana para reunirse con representantes del Congreso Norteamericano y del gobierno Federal, o por notas separadas remitidas a los mismos interlocutores, buscan presionar a la Corte Suprema para que esta solución se trunque una vez más. Incluso alguno ha propiciado que el no pago a los que creyeron en mi país “sea declarado una Cuestión de Estado”! ¿Cuál debería ser la reacción de un votante argentino que en forma reiterada ha visto que a lo largo de los años sus autoridades han gastado enormes fortunas para no pagarle sus acreencias en un país donde multitud de gente ha recibido y recibe dinero injustificadamente, pero a los que nos corresponde, nunca nos toca?

Hoy, aquellos que no tenemos poder ni capacidad de lobby y que no podemos usar de nuestros impuestos para viajar  y conversar con las autoridades norteamericanas, seguimos apostando  como último recurso a esa Justicia Independiente que ha hecho grande a esa verdadera República que son los Estados Unidos de Norteamérica.

Horacio Vázquez

Bonista Argentino

*ADAPD: www.adapd.org.ar

 
CONTACTENOS

 
Busqueda