Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Interesante opinión 08-08-2014 . . .
 
 
 
 


Buenos Aires

08 de Agosto del año 2014 - 1288


LA CORTE SUPREMA RECOMIENDA EL PREVARICATO


"El martes, en la reunión plenaria, los jueces de la Corte habían conversado sobre el tema de los fondos buitres y coincidieron en señalar que Griesa no es un juez constitucional *que analice el caso desde una óptica política* y esto *le hace mal a la Aregentina*".
("Clarin", 8/8/2014, pag. 14).

Traduciendo esto a buen romance, la Corte Suprema, nuestra última instancia para la defensa del Derecho, dice que el Derecho pasa por detrás de la política y que si el Derecho perjudica la política de la tiranía que nos oprime, entonces no se lo debe aplicar sino dictar sentencias que favorezcan esa política.

Mayor cinismo en un Juez, peor, en el conjunto de los jueces que integran el Supremo Tribunal argentino no puede imaginarse. Por eso mantienen secuestrados a casi 2.000 militares, policías y civiles contra las más elementales reglas del Derecho y han contribuido a la muerte de 248 que ya no están presos porque han sido liberados por su fallecimiento.

Ahora bien, esa declaración constituye una apología del delito de prevaricato, por lo cual, si faltara alguna razón para destituir por juicio político a esa parodia de Jueces que constituye la Corte Suprema, esta puede sumarse.

El art. 269 del Código Penal, que sanciona el prevaricato, se aplica al "juez que dictare resoluciones contrarias a la ley expresa invocada por las partes o por él mismo o citare, para fundarlas, hechos o resoluciones falsas".

Decir que un "juez constitucional" no debe resolver según el texto de la ley sino consultando el interés político (de los dueños del Estado, se sobreentiende) es recomendar el prevaricato, por lo cual cometen apología del delito penada por el art. 213 del mismo Código.

Esta brutalidad jurídica equivale a una pública confesión de que los miembros de la Corte no pueden ser admitidos como jueces en ningún caso en el que pudiera estar afectada la política de alguno de los integrantes del poder político, empresarial, periodístico, judicial o de cualquier otra índole, porque en todos esos casos hay razones “políticas” para no darle razón al que la tiene, contrariando los intereses de esos poderes. La recusación con causa procede contra ellos sin ninguna duda.

* * *

No merece más que un breve comentario lo dicho por la usurpadora presidencial el mismo día: "...el magistrado (Griesa) incurrió en una *violación de su obligación internacional de respetar la soberanía de la Argentina, en particular sus inmunidades soberanas" y eso es responsabilidad del "Estado norteamericano" porque "empleados dependientes de ese país (Griesa) han provocado un daño conforme a derecho". ("La Nación", 8/8/2014, pag. 1).

Corren insistentes rumores en la Internet de que la usurpadora presidencial nunca se recibió de abogada. Nunca le dí importancia a esos rumores porque la mujer es culpable de cosas mucho más graves que la simple falsificación de un título profesional o la usurpación consiguiente de ese título. Pero las animaladas jurídicas que acabo de citar demuestran que esta mujer no sabe ni el ABC del Derecho y menos aún de Política.

La soberanía no se pierde ni se daña porque un Juez, cuya jurisdicción fue expresamente pactada por un Estado, dicte una sentencia basada en lo que ese mismo Estado firmó, pero no respeta. Por el contrario, la refuerza, asumiendo que ese Estado considerará necesario comportarse como un hombre honesto, es decir, cumpliendo sus obligaciones.  

Además, los Jueces no son "empleados dependientes" del Poder Ejecutivo, a no ser en la argentina, que no es modelo de nada, a no ser de la injusticia y de la corrupción. Luego, el gobierno norteamericano no puede ni debe interferir en la decisión de los jueces.

Por otra parte, y repito lo que ya dije en los nros. 511, 1278 y 1287 de este periódico: Kirchner y Lavagna en el 2005 avergonzaron al país repudiando la deuda pública en un 75%, sin investigar previamente nada sobre su eventual ilegalidad, con lo cual demostraron que la argentina que ellos y sus cómplices dirigen, no es digna de ser considerada "un Estado soberano" sino un Estado capturado por una banda de facinerosos que lo usan en beneficio propio.

Por último, ¿qué es eso de que el Juez Griesa tiene una “obligación internacional”? ¿No es su obligación dictar sentencias de acuerdo a las leyes de su jurisdicción? Y si el daño del que la usurpadora presidencial se queja, fue un “daño conforme a derecho”, no es daño, al menos según el Derecho.

Puede ser que lo sea si viola la equidad por aquello de “summum jus, summa injuria”, pero, ¿qué equidad sería contrariada por una sentencia que le dice al deudor moroso y tramposo: ¡¡pague!! y éste no sólo no paga sino que miente, insulta al Juez, se niega a transar en un arreglo decoroso y no alega una palabra sobre la nulidad de los bonos que tienen los acreedores, porque nunca investigó nada sobre la deuda externa, como lo he recomendado varias veces, incluyendo en los nros. 511, 1278 y 1287 de este periódico?

La excusa de que si transa se le vendrán encima los acreedores extorsionados y despojados previamente en Dubai no vale, porque “propriam turpidem allegans, non est audiendi” (el que alega su propia torpeza, no deber ser escuchado), dice el aforismo del Derecho romano.

Cosme Beccar Varela  

 
CONTACTENOS

 
Busqueda