Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Corralito: le reconocen a un ahorrista una indemnización por . . .
 
 
 
Diario Clarín, 28 de marzo de 2006.
LA JUSTICIA DE PRIMERA INSTANCIA DISPUSO QUE EL ESTADO DEBE PAGARLE 30.000 PESOS
 
Corralito: le reconocen a un ahorrista una indemnización por daño moral
 
Silvana Boschi
sboschi@clarin.com
 
La pretensión de obtener una reparación por los daños psicológicos que provocó la crisis económica de fines del 2001, corralito y pesificación incluidos, encontró eco: la jueza en lo Contencioso Administrativo María José Sarmiento resolvió que el Estado debe pagar a un ahorrista 30.000 pesos en concepto de daño psicológico y moral.
 
El fallo, el primero de este tipo que se da a conocer, fue firmado el 8 de marzo y dispone que el Estado Nacional debe pagar "la suma de $ 30.000 a efectos de resarcir el daño psicológico y moral causados" por las medidas económicas. La sentencia beneficia a un hombre de apellido Gutiérrez, de 59 años, soltero, que trabaja en el área de electricidad automotor, quien tenía 118.000 dólares depositados en una caja de ahorros del Banco Nación.
 
Este ahorrista había recuperado la totalidad de ese depósito, en una sentencia firmada en 2002, en la cual se declaró inconstitucional la pesificación dispuesta por el Gobierno. Esa decisión fue ratificada por la Cámara en lo Contencioso Administrativo.
 
El ahorrista solicitó luego que se le abonen los intereses pactados en su oportunidad por el depósito, además de la suma de 30.000 pesos en concepto de indemnización por daño psíquico, 15.000 pesos por daño moral, y 3.500 pesos destinados al pago de tratamientos psicológicos. El reclamo había sido dirigido no sólo contra el Estado nacional (Ministerio de Economía), sino también contra el Banco Central y el Banco Nación.
 
La jueza, que rechazó el reclamo por el pago de los intereses y el reclamo contra los bancos, hizo lugar en cambio al pedido de indemnización contra el Estado: 25.000 pesos por daño psicológico, más 5.000 por daño moral.
 
En la resolución, al jueza señaló que el ahorrista sufrió "un perjuicio moral caracterizado por una afrenta a su dignidad —a través de la violación a su derecho de propiedad— y a su tranquilidad de espíritu ante la incertidumbre del futuro".
 
La decisión de la jueza Sarmiento fue apelada por los abogados del ahorrista, Eduardo, Pablo y Sebastián Kenig, quienes había reclamado un total de 48.500 pesos. La decisión quedó ahora en manos de la Cámara.
 
El pronunciamiento final sobre los planteos de pesificación aún está a estudio de la Corte Suprema, que ya declaró constitucional ese mecanismo pero para los depósitos superiores a los 140.000 dólares.
 
La resolución firmada por la jueza dará pie a nuevos reclamos. En el estudio que tramitaron esta causa ya tienen iniciados unos 40 o 50 reclamos de este tipo. Para Sebastián Kenig "se trata de un caso testigo que es un importante precedente para la resolución de juicios por daños y perjuicios contra el Estado, originados por el corralito".
 
La discusión que se abre ahora —y que quedará en manos de la Cámara y eventualmente de la Corte— es hasta qué punto el Estado es responsable de los daños psicológicos que originaron las medidas
 
CONTACTENOS

 
Busqueda