Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    El análisis político y económico - 28-4-06 . . .
 
 
 

El análisis político y económico - 28-4-06

 Análisis político y económico  de los doctores Vicente Massot y Agustín Monteverde

Otra vez las papeleras - 25-4-06

 A mitad de camino entre una nunca alcanzada unión aduanera y una tempranamente desestimada zona de libre comercio, el MERCOSUR tal como quedó plasmado en el Tratado de Asunción ya no existe. Poco importa, a esta altura del partido, analizar por qué sus gestores quemaron etapas de manera innecesaria y trataron de forjar una unión aduanera de realización casi imposible, cuando hubiesen podido conformar una zona de libre comercio algo menos ambiciosa que aquella pero ciertamente más asequible.

 Como quiera que sea, lo que muchos veían, aunque pocos lo reconocieran públicamente, ahora se ha hecho evidente para todos, excepto, claro, para las cancillerías del Brasil y de la Argentina que no tienen más remedio que aferrarse, a como dé lugar, al navío medio hundido del MERCOSUR. En rigor, la crisis de las plantas pruebas, que “el rey está desnudo”.

 Desde el comienzo el MERCOSUR adoleció de reglas de juego claras en términos institucionales. Ello derivó, como no podía ser de otra manera, en un relajamiento, por momentos inconcebible, de la disciplina colectiva. Y al no existir ni reglas ni tampoco disciplina, se resintió su previsibilidad. Lo dicho, por supuesto, no significa que de buenas a primeras el MERCOSUR vaya a derrumbarse ante nuestros ojos, a semejanza de un castillo de naipes. Ha sido una buena idea, mal implementada y como tal se halla en un callejón sin salida, mal que les pese a Lula y a Kirchner que, tarde o temprano, se desayunarán con la noticia de que los dos socios menores —Paraguay y Uruguay— han decidido abrirse hacia otros horizontes más promisorios.

 Si no hay un golpe de unión —que, por ahora, no se vislumbra— es sólo cuestión de tiempo que los gobiernos de Asunción y Montevideo opten por firmar un tratado bilateral de libre comercio con los Estados Unidos.

 Mientras tanto, el diferendo con Uruguay —que el presidente Kirchner ayudó a multilateralizar con sus poco oportunos reclamos a Finlandia— sigue su curso sin mayores novedades. Todo lo que hemos dicho oportunamente sigue en pié y nadie parece capaz de salir del dead lock que, obviamente, beneficia al Uruguay por la sencilla razón que el paso inevitable del tiempo juega a su favor.

 En la medida en que el tema no se transforme en una causa nacional —como en la Banda Oriental— o que, de resultas de la inoperancia oficial, haya que lamentar una víctima fatal si se repitiesen las refriegas entre vecinos de Colón o cualquiera otra localidad entrerriana, al gobierno kirchnerista, el diferendo —importante como es— no le quita, sin embargo, el sueño. Al menos por ahora. Distinto sería si, conforme se desarrollan los acontecimientos, creciera a lo largo y ancho del país la sensación de que la actual administración ha reaccionado tarde y mal frente al problema. Sobre todo teniendo en cuenta que las plantas no serán relocalizadas y alguna contaminación generarán cuando comiencen a funcionar a pleno.

 Entiéndase bien, no insinuamos que al presidente de la Nación y al titular del Palacio de San Martín, el tema les resulte indiferente. Ninguno de los dos se llama a engaño respecto de las consecuencias que puede eventualmente traer aparejadas, pero suponen que, en tanto y en cuanto quede restringido a un marco provincial, esas consecuencias, en el peor de los escenarios, podrían acotarse y carecerían de la relevancia que con toda seguridad tendrían si la Argentina se hubiese movilizado conjuntamente en defensa del medio ambiente. Vistas las cosas desde esta perspectiva, Néstor Kirchner aunque lleva las de perder tiene, no obstante, frente a su par oriental un margen de maniobra mucho más amplio.

 Tabaré Vázquez casi no tiene espacio para retroceder y si acaso debiese hacerlo dejaría jirones de su integridad política en el camino. Sucede exactamente lo contrario de este lado del río. El santacruceño no ha comprado la posición de máxima de los entrerrianos porque sabe, perfectamente bien, que ello lo llevaría a una derrota segura. Por lo tanto, siempre podrá decir que la solución a la cual, tarde o temprano, se arribará, satisface el interés nacional. Habrá que ver, en ese momento, qué tan creíble resulta su postura, pero aunque sus explicaciones resultasen insuficientes y los entrerrianos pusiesen el grito en el cielo, la cuestión política relevante —no la técnica— tendría más que ver con la dimensión del grado de compromiso de los argentinos. De momento esa muy significativa sólo en tres localidades de la provincia de Entre Ríos y prácticamente el resto del territorio nacional. De todas maneras, la situación es tan cambiante que anticipar el final sería o bien una osadía o bien una irresponsabilidad intelectual.

 Compacto y destacado

+ La respuesta oficial al brote inflacionario se limita a extender y endurecer el control de la economía mientras se da curso a una temeraria política expansiva en todos los planos.

 El gasto público crece al 28 % interanual mientras que el circulante lo hace al 29%.

 Las mejoras salariales —por encima del 25 % interanual— y el notable desempeño de los créditos personales y por tarjeta (63 % y 60 % % de suba interanual, respectivamente) anticipan que seguirá expandiéndose el consumo, con sendos impactos en la tasa de inflación y en el saldo comercial (por aumento de las importaciones).

 Es así que languidecen los depósitos bancarios mientras el consumo crece sin pausa: las ventas minoristas aumentaron 6,7 % interanual en los supermercados y 17,4 % en los shoppings mientras que las importaciones treparon 25 %.

 + La suba de los precios minoristas durante abril superaría el 1 %.

             El mismo mes del año pasado habían subido 0,5 %.

Sólo en la primera mitad del mes el alza del IPC habría sido de 0,9 %.

 

Los rubros que impulsan el alza son el turismo (por la Semana Santa) y la indumentaria (por el cambio de temporada).

Hay molestia oficial por el pobre cumplimiento de los acuerdos firmados pocas semanas atrás por ambos sectores.

 La carne culminaría el mes con una caída apreciable: en la primera semana bajó 2,4 %; en la segunda subió 1,6 %, y en la tercera cayó 2,1 %.

o En esta última semana, se acentuará el descenso de los precios en los comercios.

o Una disminución del 6 % en los valores de la carne incidiría con un recorte de un cuarto de punto en el IPC.

En los precios mayoristas repercutirá la suba del gas para industrias y comercios.

+  El alza del petróleo provocará más alzas en diversos bienes y servicios.

 Los rubros más afectados son los plásticos, los fertilizantes, los insecticidas, y los lubricantes.

Entre los servicios, se destacan los pasajes aéreos y los fletes marítimos.

La mayoría de estas subas se reflejarán en el índice mayorista.

Pero algunas, como el mayor costo de los envases plásticos de los alimentos, tendrán un efecto más o menos inmediato en el IPC.

Las subas en químicos e insumos textiles también afectarán más temprano que tarde a los precios minoristas. Lo mismo ocurre con la repercusión de los fletes en los precios de las mercaderías importadas.

La suba del crudo por encima de U$ 70 durante cinco días ha terminado con el acuerdo de las naftas, de enero de 2003 (basado en un barril WTI de fantasía a U$ 28,50). Productoras y refinadoras están discutiendo las nuevas condiciones.

o El precio del combustible es hoy la mitad que en Brasil.

o Con los actuales precios internacionales del petróleo —y los locales congelados desde hace más de tres años— ni aún las draconianas retenciones de 45 % son suficientes para evitar que los productores se vuelquen al mercado externo.

o Si no hay acuerdo, las refinadoras se verán obligadas a reducir su operación.

 Expectativas inflacionarias en ascenso.

 El índice de inventarios relevado por FIEL alcanzó en marzo su máximo nivel desde 2002 (salvo noviembre último, con altos stocks para enfrentar las ventas de fin de año).

La confianza del consumidor (UTDT) disminuyó en abril 9,8 % mensual, la mayor caída en un año.

 + Luego de un amago de mayor disciplina monetaria y cierta independencia del Ejecutivo, el BCRA vuelve a volcar pesos en el mercado para sostener el dólar.

 La absorción monetaria operada días atrás resultó tímida, temporaria, e insuficiente para quitar impulso a la demanda.

En saldos, a fin del primer trimestre, el circulante cayó 0,7 % ($ 352 MM) pero la base monetaria saltó 9,7 % ($ 5280 MM).

Pero en los primeros 18 días de abril, el circulante crecía 1,4 % ($ 658  MM) y la base monetaria 2 % ($ 1172 MM).

Al viernes, las reservas habían acumulado U$ 3428 MM (18,4 %) desde el pago al FMI (3 de enero), más que triplicando los U$ 1061 MM de crecimiento durante el mismo lapso del 2005.

 + Sigue erosionándose el superávit fiscal.

 El superávit primario del primer trimestre ($ 4909 MM) fue 15,7 % mayor  en términos nominales al de un año antes.

o Descontado el crecimiento de la economía, la suba resulta inferior a la evolución de la inflación.

o Pero el aumento de marzo fue aún menor: sólo 13,7 %.

o Esto significa que se reduce su significación respecto al PBI, que crece en términos nominales a un ritmo del 22 % anual.

 El resultado financiero ($ 2224 MM) fue 11 % menor al del primer trimestre de 2005. A ello hay que restarle aún el efecto inflacionario.

Los ingresos tributarios crecen a un ritmo del 25 % anual pero los gastos lo hacen tres puntos más rápido.

 

Los gastos de capital ($ 3583 MM) son 72,3 % mayores a los del mismo período del año pasado.

Centralización y clientelismo crecientes: las transferencias —discrecionales— a provincias para obras de infraestructura saltaron 77,6 %.

 El aumento acordado a los estatales más que duplica las previsiones presupuestarias y se trasladará al personal de las provincias.

 La proximidad de las elecciones presidenciales de 2007 añadirá presiones adicionales al gasto.

Con precios de + hacienda y al mostrador en baja y la proximidad de una nueva asamblea de productores en Villa Mercedes, el gobierno levantaría parcialmente la veda exportadora.

 Comenzarían abriendo los despachos de carnes procesadas y de la categoría vacas, que no se demandan en el mercado local.

 Algunos frigoríficos de exportación ya suspendieron operarios y adelantaron vacaciones. Ya sumarían más de 5000 los trabajadores afectados.

 La imagen es todo: para evitarse malos tragos en la calle, el ministerio de Economía pagará los salarios caídos del personal suspendido.

 Perdemos mercados: Rusia y otros clientes ya prueban proveedores alternativos.

 + Más y más poder discrecional para el Ejecutivo.

 A las facultades extraordinarias reservadas —inconstitucionalmente— por la ley de Presupuesto se suman la nueva potestad de naturaleza tributaria —también expresamente vedada al Ejecutivo en la Carta Magna— para crear cargos específicos en las facturas de luz y gas, y la subestimación de los ingresos públicos.

 Tan clara es la naturaleza tributaria de los cargos específicos que podrá ocurrir, por ejemplo, que un consumidor de gas sea obligado a financiar una obra de electricidad en otra región —ajena a su proveedor del fluido— y de la cual en nada se beneficie.

 Los ingresos tributarios que exceden el monto contemplado en el Presupuesto quedan sujetos a los arbitrios del Ejecutivo.

o La recaudación efectiva podría superar en $ 10000 MM la prevista en el Presupuesto.

o La inflación afecta tres cuartas partes de los ingresos tributarios, por lo que la mayor parte del crecimiento en la recaudación de este año provendrá del alza de los precios.

o Otra fuente de aumento de la recaudación son las mejoras salariales, por su impacto en las contribuciones patronales y aportes personales.

 El Senado sancionará +  mañana el proyecto de creación de cargos específicos en las facturas de gas y luz con destino a fideicomisos para obras de infraestructura energética.

 Los cargos específicos configuran —además de un impuesto— una suba en la tarifa bruta que no se le permitió a la concesionaria privada.

 Constituyen, además, un cobro previo a la inversión —metodología que el gobierno tanto criticó y adjudicó a las privatizadas— pero que sí tolera cuando el accionista es el Estado.

 Pero esencialmente representan una nueva  herramienta para distraer del control legislativo el manejo de los fondos públicos. El Ejecutivo podrá crear y modificar a gusto los cargos, eximir de ellos y asignarlos a su arbitrio.

  

 

ADAPD hace hincapié en que hay cosas que un gobierno puede hacer sin detrimento de la convivencia pública, y cosas que, aunque tal vez puedan imponerse por la fuerza política circunstancial, revierten en perjuicio de todos, por tiempo imprevisible.

 

ADAPD
www.adapd.org.ar
Uruguay 743 - 6º piso - Ofic. 604
Cdad de Bs As - ARGENTINA
Mensajes TE (5411) 4371-4030/ 4371-5061

 

 

 
CONTACTENOS

 
Busqueda