Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Nobel de Economía, los acuerdos impulsados por el Gobierno r . . .
 
 
 

Nobel de Economía, los acuerdos impulsados por el Gobierno reducen las inversiones y causan desempleo-12-10-06

 

 

Por segundo día consecutivo, Edmund Phelps se levantó ayer más temprano de lo habitual. El lunes, cuando le avisaron desde Estocolmo que había recibido el Premio Nobel de Economía 2006 por sus estudios en torno de la compleja relación entre el desempleo y las expectativas de inflación.

Y un día más tarde, para afirmar, en un diálogo telefónico con LA NACION, que los acuerdos de precios fomentados por el Gobierno para controlar la inflación -renovados anteayer hasta fines de 2007- generarán menor empleo e inversión. Quien lo despertó fue su esposa, Viviana Montdor, argentina y lectora de LA NACION, a quien Phelps conoció en 1973 en la Universidad de Columbia.

-¿Es positivo que el Gobierno controle los precios para reducir la futura inflación?

-En general, es malo extender los acuerdos de precios sobre la economía o utilizar cualquier otro incentivo negativo para las inversiones, ya que además provocará una distribución equivocada de los recursos en los sectores no regulados. No creo que ésa sea la dirección que el Gobierno deba tomar, sino que tiene que utilizar mecanismos de mercado para brindar compensaciones que suelen funcionar bien.

-¿Como cuáles?

-Dinero, subsidiando para que los resultados del mercado sean mejores respecto de la distribución salarial.

-Si los mercados no pueden resolver solos este problema, ¿qué rol debe adoptar el Gobierno?

-El Gobierno debe trabajar con el mercado para incrementar la demanda; los subsidios incrementarán la demanda y la competencia entre las empresas para tomar empleados; esto se ha estado haciendo en Francia, Holanda y, en alguna medida, en Estados Unidos, a través de un programa de créditos fiscales.

-¿Aún cree que subir los salarios reales implica indefectiblemente una mayor inflación?

-No hay nada malo en aumentar los salarios; es más, el trabajo debe ser premiado y creo que esa idea mía ha sido sacada de contexto. Tal vez la pregunta correcta es si imponer una ley de salario mínimo genera inflación, y la respuesta es que lo que hay que ver es si esta norma provoca una suba en los precios facilitada por una política monetaria expansiva del Banco Central. Por lo tanto, una vez que los precios se estabilizan en un valor más alto el empleo dejará de crecer y se encarecerá la posibilidad de crear más puestos de trabajo.

-¿Es imposible pensar que puede haber equilibrio entre baja inflación y salarios reales altos?

-¿Cuál es la ventaja de tener inflación, aunque sea baja? Lo más productivo es no tener nada de inflación.

-Entonces, la inflación es siempre una mala noticia...

-[Se ríe] La respuesta corta es sí.

-Pero al final de los 90 la Argentina no tenía inflación y sin embargo estaba en recesión, con crisis financiera y alto desempleo.

-Es verdad, conozco esa historia. Fue una situación especial, como una tormenta perfecta, en la que se juntaron tres o cuatro elementos negativos en el mismo momento. Fue algo terrible y el país aún sufre sus efectos.

-¿Cómo puede reducirse el desempleo en el país? ¿El camino es abrir más el comercio, como dicen algunos economistas clásicos?

-No hay que enfatizar excesivamente la importancia de la apertura, pero es muy importante mantener una economía activa. Y ése es un desafío puertas adentro del país.

-¿Cuál es la mejor vía para enfrentar este desafío?

-La Argentina tiene que tener un buen sistema financiero y entrepreneurs, porque de lo contrario ¿quién llevará adelante las innovaciones? Hay que construir una cultura e instituciones para ayudar a estos entrepreneurs a obtener buenos resultados económicos.

-¿Cómo se puede reintroducir al mercado laboral a gente que ha estado fuera del mismo durante mucho tiempo por la crisis?

- Los subsidios a los empleos de bajos salarios pueden ayudar. Y hay que mantener a la economía en un estado saludable para que el sector privado pueda trabajar mejor y crear así una situación de mayor bienestar.

-¿Por qué el alto crecimiento reduce la pobreza, pero no alcanza para disminuir la inequidad en los ingresos?

-Uno debe tener dos objetivos: por un lado, lograr que la economía crezca y un nivel de empleo alto, y por el otro, fomentar los subsidios que mencioné antes, para acortar la distancia entre la gente que menos gana y la que recibe una buena paga.

-¿Cómo se puede mantener el ritmo alto de crecimiento logrado en los últimos tres años?

-No hay que ser tan optimista, porque el nivel del PBI del país recién está cerca del que había en 1998, antes de la crisis. Desde entonces hubo algunas avances de productividad dentro del país y otros afuera, que aún deben ser incorporados por la Argentina. Por lo tanto, asumo que habrá tres años más de rápido crecimiento y recuperación hasta que la situación laboral se normalice. Luego empezará el camino duro, y la mejor estrategia para enfrentarlo es con una reforma de la economía que la vuelva más dinámica e innovadora.

Por Martín Kanenguiser
De la Redacción de LA NACION

ADAPD hace hincapié en que hay cosas que un gobierno puede hacer sin detrimento de la convivencia pública, y cosas que, aunque tal vez puedan imponerse por la fuerza política circunstancial, revierten en perjuicio de todos, por tiempo imprevisible.
 
ADAPD
www.adapd.org.ar
Uruguay 743 - 6º piso - Ofic. 604
Cdad de Bs As - ARGENTINA
Mensajes TE (5411) 4371-4030/ 4371-5061
 
CONTACTENOS

 
Busqueda