Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Los í­ndices de precios - Economistas y polí­ticos advirtier . . .
 
 
 
(ADAPD: Ud alguna vez creyó en los índices de precios oficiales?)
 

 

La decisión del Gobierno de desplazar a la funcionaria encargada del área de precios dentro del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) despertó el temor de los economistas que siguen de cerca la evolución de la inflación. Concretamente, los analistas advirtieron sobre el peligro de una manipulación de los índices oficiales y señalaron que el relevo de Graciela Bevacqua como directora del Indices de Precios de Consumo no contribuye a dar mayor transparencia a la mediciones del organismo, que ya viene recibiendo distintos cuestionamientos.

"La medida no hace otra cosa que poner en duda la credibilidad de las mediciones del Indec, lo cual es muy grave porque la incertidumbre en este tema desalienta la llegada de inversiones al país", explicó el economista Aldo Abram, de la consultora Exante. Igual de categórico se mostró su colega Camilo Tiscornia, que sostuvo que el desplazamiento de Bevacqua "es una medida al menos poco feliz, que generará una sospecha acerca de los índices oficiales". "El mayor problema que enfrentamos es que los relevamientos que realiza el Indec exigen una gran transparencia porque son muy difíciles de verificar, al entrar en juego variables como el secreto estadístico", agregó el economista.

El analista Luciano Laspina, del estudio Macrovisión, señaló que "está claro que los motivantes de los cambios en el Indec son netamente políticos y no técnicos, lo que no ayuda a generar certidumbre sobre los próximos índices", explicó. "Es típico de cualquier administración intentar poner tropa propia y el mayor peligro es que se desplace a los funcionarios técnicos", alertó Enrique Dentice, economista de la Universidad de San Martín.

Un poco más cauteloso, Juan Miguel Massot sostuvo que es clave que, "más allá de los nombres, se mantenga la metodología fijada que responde a estándares internacionales". Igualmente, este economista de la Universidad de El Salvador reconoció que "las restricciones reales existen, no es lo mismo hacer estadísticas en Suecia que en la Argentina".

Las organizaciones de consumidores también dejaron en claro su visión acerca del impacto que tendrá la crisis del Indec en la imagen del organismo. "Acá se busca matar al mensajero. El problema es que la inflación de enero viene muy alta, aunque desde ya que la culpa no es de los técnicos del Indec, sino de un hecho de la realidad que son los aumentos en diferentes sectores de la economía", señaló Susana Andrada, del Centro de Educación al Consumidor (CEC).

A la ola de críticas se sumó el ex ministro de Economía y actual candidato presidencial Roberto Lavagna, que señaló que al Gobierno "le sube la fiebre y rompe el termómetro". Además, sentenció que "a partir de ahora nos podemos olvidar de los índices oficiales". Igualmente, el ex ministro tampoco puede exhibir un comportamiento intachable en este tema. Cuando todavía estaba al frente del Palacio de Hacienda se enfrentó con el entonces director del Indec, Juan Carlos del Bello, e incluso encargó un sondeo paralelo al oficial cuando los niveles de pobreza e indigencia que daba a conocer el organismo oficial no eran los deseados por el ministro.

En la misma línea, el diputado nacional de Pro Mauricio Macri sostuvo que "es inútil tapar el sol con la mano porque la inflación la verifican cotidianamente los consumidores cuando cambian los precios en las góndolas".

La polémica sobre los cambios en el Indec incluso llegó al terreno sindical y la junta interna de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) del Indec se declaró en estado de alerta.

Las dudas de los economistas, consumidores, políticos opositores y organizaciones sindicales, sin embargo, no parecen haber hecho mella en el Gobierno. Desde Olavarría, donde participó en el lanzamiento de una asociación de empresas metalmecánicas, la ministra de Economía, Felisa Miceli, minimizó el impacto de los cambios en el Indec y señaló que el desplazamiento de Bevacqua es "un cambio funcional".

Miceli sostuvo que, "en general, cuando cambiamos algún funcionario, hay este tipo de problemas", pero destacó: "Estamos contentísimos con el Indec, no por los resultados que nos dan, sino porque ellos están midiendo realmente lo que pasa: crecen las exportaciones, decae el desempleo, decae la pobreza y la indigencia, crece la construcción".

Una horas más tarde, Miceli participó de una pequeña conferencia de prensa en la Casa de Gobierno para anunciar la cancelación de la deuda con España. Durante el encuentro, la ministra se negó a contestar una pregunta sobre el tema. "Estamos en otro contexto, en otro tema. Así que sobre eso no voy a contestar", sostuvo antes de dar por terminada, en forma abrupta, la conferencia de prensa.

Por Alfredo Sainz
De la Redacción de LA NACION

ADAPD hace hincapié en que hay cosas que un gobierno puede hacer sin detrimento de la convivencia pública, y cosas que, aunque tal vez puedan imponerse por la fuerza política circunstancial, revierten en perjuicio de todos, por tiempo imprevisible.
 
 
CONTACTENOS

 
Busqueda