Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Alarman los pasivos del BCRA, que suman ya US$ 20.500 millon . . .
 
 
 
POR AGUSTÍN MONTEVERDE 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (InC.) - Viento de cola: fuerte suba del trigo.

· La expectativa de una fuerte caída de los stocks mundiales, como resultado del exceso de lluvias en USA y la sequía en Australia, lo hizo trepar casi 33% desde abril e impulsó los futuros en Chicago a los máximos en 11 años.

· Localmente, los precios pagados por los molinos por el trigo disponible treparon en pocos días, del valor oficial de $ 370, a $ 430.

· También la soja marcó un nuevo máximo en tres años, alcanzando los contratos a julio los US$ 8,9625.

· Competitividad en serio: los excelentes precios internacionales y el salto de productividad —el sector lidera la inversión en activos productivos— son sus pilares puesto que el tipo de cambio real del  agro —neto de retenciones— es ya similar al previo a la devaluación.

Es alarmante el crecimiento de los pasivos del BCRA, que suman ya US$ 20.500 millones y representan más del 38% de los depósitos bancarios.

· El BCRA ha comprado unos US$ 5.300 millones en lo que va del 2º trimestre, lo que representa un salto de casi 40% respecto a las intervenciones efectuadas en el mismo período de 2006.

· Esto llevó a que la deuda del Central por letras y notas saltara, en tan corto lapso, 19% (más de $ 9.500 millones).

· Paralelamente, la incapacidad de absorber los pesos emitidos para efectuar esas intervenciones ha generado una expansión del circulante—y pese a los vencimientos impositivos— de casi $ 3.000 millones.

· Las frecuentes emisiones de deuda por parte del gobierno y el vertiginoso crecimiento de la deuda del BCRA restan financiamiento al circuito privado.

· La participación del Tesoro en las compras de divisas es mínima.

> En lo que resta del año, las compras del fisco serán insignificantes.

> Hacienda limitará su contribución a sostener la política cambiaria en la fuerte participación del Banco Nación en la suscripción de letras y notas del BCRA.

Ante las crecientes dificultades para sostener el tipo de cambio nominal, sectores oficialistas especulan diferentes variantes.

· En el entorno de Miceli estudian limitar la protección cambiaria de industrias con niveles de inversión considerados insuficientes.

· Otras opciones impulsadas desde diferentes despachos oficiales son el aumento de encajes y mayores controles cambiarios y a los flujos de capital.

· El dólar alto sostiene la actual estructura de ingresos fiscales y concede vasta discrecionalidad al gobierno federal, pero las inversiones flaquean y el sector externo responde paradojalmente.

· El crecimiento sectorial no se corresponde con el aliento cambiario a la producción de bienes.

> La intermediación financiera fue el sector que más creció en el primer trimestre, con 19,5% interanual; le siguieron el transporte (13,3%) y el comercio (10,3%).

> En el mismo período, los sectores productores de bienes tuvieron un crecimiento de 6,1% interanual.

Sigue desacelerándose la inversión y hay más ventas de compañías energéticas.

· En el 1er. trimestre la inversión —según números del INdEC— creció solo 13,1% mientras que el año pasado lo hizo al 23% interanual.

· El fuerte crecimiento de las compras en el exterior, en un panorama de debilidad de la inversión, sugiere que la industria reemplaza producción con importaciones para eludir los cuellos de botella.

> Medidas en dólares facturados, las importaciones aumentaron 24% interanual en el 1er. cuatrimestre mientras que las exportaciones lo hicieron solo 10%.

> Pero medido en cantidades —es decir, de no mediar los extraordinarios términos de intercambio— el crecimiento de las importaciones durante esos cuatro meses fue 23 veces superior al de las exportaciones, que solo aumentaron 1% interanual.

· Desinversión en energía: a la polémica venta de YPF se suma la salida de LG&E de Gas Natural BAN.

> La estadounidense —filial de la alemana E.ON— cedió el 19,6% de la distribuidora local por US$ 55,4 millones.

> LG&E mantiene un reclamo ante el CIADI —ya aceptado por el tribunal pero aún no fijado su monto— por US$ 270 millones.

· Hasta la devaluación, el sector eléctrico vino agregando unos 1000 Mw por año a la capacidad de potencia.

> Congelamiento tarifario mediante, el total incorporado en los últimos cinco años fue de apenas 900 Mw.

> Para superar la grave perspectiva energética se requieren inversiones del orden de los US$ 2.000 millones anuales en los próximos años.

· Aún considerando que se incorporen en tiempo las obras previstas (Atucha II, centrales de ciclo combinado) a la oferta energética, ya sabemos que las restricciones nos afectarán al menos durante dos años más.

· Los precios de la energía local representan un tercio de los de Brasil, que nos vende electricidad.

La crisis energética afecta ya la actividad industrial, que representa el 17 % del PBI, y amenaza provocar desabastecimiento en ciertos productos.

· Los ramos más afectados son el metalmecánica, el petroquímico, el cementera y el de neumáticos.

· Los cortes de energía han demorado la entrega de autopartes a las terminales.

· La zafra tucumana se encuentra demorada y en Córdoba las empresas ya estudian suspensiones de personal.

· La crisis golpea de lleno en las exportaciones de combustibles y energía que representan el 15% de nuestras ventas al exterior.

· Mantenemos, por el momento, una expectativa de crecimiento del 7% en la actividad económica global.

Pese a verificarse subas significativas en alimentos, los funcionarios oficiales descuentan que el alza del IPC —versión oficial— no superará el 0,4% del mes pasado.

· Las verduras lideran las subas, con corrimientos del orden del 10%.

· Pero también se observaron alzas en el pan, en frutas, gaseosas, café, lácteos y carne.

El fisco es el gran beneficiario de la contra–reforma previsional.

· Con la transferencia de los regímenes especiales (docentes, servicio exterior, jueces, Conicet) al sistema de reparto el gobierno se aseguró unos $ 1.900 millones en mayo.

· En julio ingresarán a las arcas públicas unos $ 6.000 millones de fondos correspondientes a los varones mayores de 55 años y mujeres mayores de 50 que no hayan acumulado más de $ 20.000 en sus cuentas; en esta situación habría 1 millón de personas.

· A ello se sumarán en 2008 las contribuciones de los —hasta el 1 º de junio— 501.000 pases voluntarios al sistema de reparto.

· Estos ingresos extraordinarios correspondientes a la seguridad social incrementarán la recaudación en al menos 1 % del PBI y podrían destinarse a la compra de divisas y así aliviar la tarea del BCRA.

· Si bien no debieran ser computados en el resultado fiscal, serán tomados por el gobierno para exhibir un superávit primario por encima del 3% del PBI.

 
CONTACTENOS

 
Busqueda