Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    La corrupción en Argentina - 12-7-07 . . .
 
 
 
La página web del semanario británico The Economist  <http://www.economist.com/agenda/displaystory.cfm?story_id=9466393>  publicó un crítico artículo sobre la situación de la Argentina en el que hace especial hincapié en el escándalo que involucra a la ministra de Economía, Felisa Miceli, en la crisis energética y en la inflación y evalúa que la suma de esos hechos "estropea el paisaje electoral" para el kirchnerismo con vistas a las presidenciales de octubre.

El informe fue realizado por la consultora del grupo Economist Intelligence Unit , que se especializa en investigación y análisis de países e industrias.

Si bien pronostica que Cristina de Kirchner "ganará la elección", estima que "lo que está fuera de duda es que heredará dificultades, que serán mayores que las que afrontó su esposo".

Bajo el título "Corrupción en la Argentina", The Economist.com señala que la "cadena de acusaciones sobre corrupción" contra el Gobierno, entre ellas el caso Skanska y el affaire de la bolsa con el equivalente a 60.000 dólares encontrada en el despacho de Miceli, "podrían haber sido un factor para que el presidente Néstor Kirchner desista de presentarse a la reelección".

Efecto Miceli. "Luego de una cadena de acusaciones sobre corrupción, la administración de Kirchner se enfrenta a un nuevo problema, ahora, con su ministra de Economía, Felisa Miceli. El caso podría dañar su imagen y aumentar la impresión de que la corrupción se profundiza en el Gobierno", advierte el informe.

Tras detallar los pormenores de cómo se descubrió una bolsa con miles de dólares en el baño del despacho de Miceli en el Palacio de Hacienda, la revista menciona también el caso Skanska, al que enlaza con "acusaciones de irregularidades y pagos en negro en la obra pública", que, según señala "si bien vienen de 2005, últimamente han sido acompañadas de evidencia".

Cristina al frente. La revista analiza que esos casos "pudieron haber sido un factor para convencer a Kirchner de no presentarse a la reelección", aunque destaca que los incidentes no modificarán la política económica, "que maneja el Presidente y su mesa chica", "ni minarán las chances de su esposa, Cristina Fernández, en las elecciones presidenciales del 28 de octubre".

En ese contexto, el semanario adelanta que la política económica, que describe como "un mix heterodoxo que incluye los controles de precios, un cambio débil y medidas intervencionistas", no va a cambiar, "y mucho menos antes de las elecciones de octubre".

Inflación bajo la lupa. El semanario no sólo aborda la cuestión de la "corrupción", sino que también se hace eco de los controvertidos índices de la inflación, la situación en el Indec y la escasez de energía.

"La administración Kirchner ha luchado para contener la inflación, pero se la ha acusado de manipular los datos para ocultar la totalidad del problema", remarca la publicación, que destaca que los índices oficiales hablan de una inflación anual "del nueve por ciento", mientras que la oposición, "entre ellos el ex ministro de Economía de Kirchner y ahora candidato, Roberto Lavagna, aseguran que es del 15 por ciento".

Sin decisiones difíciles. Además, evalúa que en sus políticas contra la inflación, el Gobierno "evitó tomar decisiones difíciles para contenerla, como podría ser una suba de las tasas de interés, contener la demanda o retardar el crecimiento económico, y, en lugar, ha impuesto el pacto de precios, impuestos a la exportación, congelamiento de tarifas, todos arreglos insostenibles en el tiempo".

Sobre la cuestión energética, el análisis advierte que el país "enfrenta su escasez, justo en el comienzo de un particularmente áspero invierno. El tema ha generado inquietud en el sector privado y ahora el Gobierno ha comenzado a racionar el gas natural a las fábricas y a comprar electricidad a Brasil".

Presión social. "Los problemas en curso en el sector de la energía derivarán no sólo en descontento popular, sino que también supondrán una mayor presión sobre la inflación", pronostica el semanario.

Por último, el artículo señala que la designación de la primera dama como candidata a suceder al Presidente "fue diseñada para dar una cara fresca sin alterar la política, un cambio con continuidad".

"Dada la fuerte popularidad de ambos Kirchner, a lo que se suma una oposición debilitada, no hay duda de que la senadora ganará la elección", concluye el semanario.

Fuente: diario La Nación del 11-7-07
 
CONTACTENOS

 
Busqueda