Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Advierte Wall Street que la inflación puede dispararse - 22- . . .
 
 
 

Advierte Wall Street que la inflación puede dispararse - Economía le pediría un préstamo
porque la suba del riesgo país encareció la colocación de bonos – 22-7-07

WASHINGTON.- Diferentes nombres, la misma realidad. El arribo de Miguel Peirano al
Ministerio de Economía en reemplazo de Felisa Miceli no generó una preocupación extra,
pero tampoco mayores alivios en Wall Street, donde la visión dominante sobre la Argentina
se mantiene. Y tres son los grandes ejes en los que los analistas encuentran fallas o
cálculos políticos del Gobierno: energía, inflación y deuda en default.

"La base de la política económica del país es el superávit fiscal, fuerte crecimiento y
un tipo de cambio competitivo. Ese es el programa de Kirchner, no el de Miceli", comentó
el economista senior para América latina del banco de inversión Dresdner Kleinwort, Omar
Borla.

La incógnita es si Peirano querrá -y, en ese caso, si podrá- impulsar algunas
correcciones en los cinco meses que tiene por delante para diluir los riesgos que ve
acumularse en el horizonte.

"Sospechamos que la Argentina se encamina hacia una espiral inflacionaria sustancial,
salvo que las autoridades cambien abruptamente de curso", antes o poco después de las
elecciones de octubre, alertó el banco Morgan Stanley en su último informe sobre la
Argentina, que distribuyó entre sus clientes la semana pasada, cuando Miceli aún era
ministra.

Su analista Daniel Volberg marcó que el país afronta un desafío inmediato -la escasez
energética- y otro "tan formidable" y quizá "más arriesgado para la senda de crecimiento
de mediano plazo", esto es, "una alta inflación", que podría trepar -"y de hecho quizás
esté acelerándose", advierte- a un ritmo del 12 o 15 por ciento anual, por encima de la
previsión oficial del 9% para este año.

¿En qué se basó? En una "combinación de una merma de confianza en la integridad de la
medición oficial de la inflación, menos productividad y la demanda sindical para aumentos
salariales en línea con los obtenidos el año pasado". Todo eso, detalló, "podría colocar
a la Argentina en una peligrosa senda de inflación espiralizada".

El RGE Monitor, considerado uno de los sitios de Internet económicos más prestigiosos del
mundo, sintetizó la discusión de los analistas sobre el país con bastante picardía: "¿Por
qué renunció la ministra de Economía? ¿Por el Toiletgate?"; "El tango energético";
"Política monetaria, acumulación de reservas y tipo de cambio fijo"; "¿Desaceleración o
no? Pronósticos Económicos para el país"; "Inflación en la Argentina: ¿artificialmente
baja o realmente baja?".

Por su parte, y aunque sin llegar a la posición de otro banco de Wall Street, Bear
Stearns, que recomienda reducir la exposición de sus clientes en acciones argentinas
-salvo en aquellas cuyas ganancias "se originen fuera de la Argentina, como UltraPetrol o
Tenaris-, la consultora Eurasia Group concluyó que aumentó el riesgo local y que nada
cambiará con el arribo de Peirano a la jefatura de Economía.

Un informe, elaborado en colaboración con una rama del Citigroup, calificó el país con 64
puntos sobre 100, dos puntos por debajo de Brasil, 14 de Hungría o 12 de Corea del Sur, y
también 14, pero por arriba de Venezuela o 17 de Paquistán. Pero mientras Caracas y
Brasilia mejoran, Buenos Aires baja.

"El Gobierno continuará manipulando el índice de precios al consumidor para mantener la
inflación oficial por debajo del nivel del año pasado", expuso, cuando la inflación está
"empezando a trepar" y las "restricciones energéticas amenazan el crecimiento". Esto se
suma al "fracaso del Gobierno para resolver desbalances crecientes", que se muestra
"reacio a pagar el costo político de aumentar las tarifas para los consumidores
residenciales".

Deuda y ancla
Su analista para la Argentina, Daniel Kerner, señaló que la salida de Miceli "tendrá poco
impacto en la política económica", pero "podría ser un anticipo de los problemas por
venir", con una paulatina debilidad política, que dejaría a Cristina Fernández (si gana
las elecciones) en una posición "más vulnerable que la de su marido" para gobernar.

El otro tema pendiente es, para algunos analistas, la deuda que continúa en default. La
demora para reestructurar los US$ 6000 millones que el país mantiene en cesación de pagos
con el Club de París, por ejemplo, complica las chances para mejorar sus evaluaciones
crediticias, alertó a fines de la semana pasada el analista del Servicio para Inversores
de Moody s, Mauro Leos.

Claro que los holdouts también presionan, como los que agrupa el Grupo Estadounidense de
Tareas sobre la Argentina (ATFA, por sus siglas en inglés), que publicó una solicitada en
Roll Call, el diario parlamentario de mayor circulación dentro del Capitolio.

"Cuando los líderes de América del Sur defaultean sus deudas, los norteamericanos pagan
el precio", denunciaron. Y con una foto del presidente Néstor Kirchner -de gesto ceñudo-,
afirmaron que el país "puede pagar su deuda externa", pero "cambió las reglas", repudió
más de 20.000 millones de dólares y, algo que el Gobierno niega, expusieron que envió a
un equipo a asesorar a Ecuador sobre cómo repudiar la deuda "al estilo argentino".

Fuente: La Nación.

 
CONTACTENOS

 
Busqueda