Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Apoya el gobierno español el reclamo por las tarifas - 27-07 . . .
 
 
 

Expresó un firme respaldo a los pedidos de aumentos que empresas de su país plantearon a la Casa Rosada; horas antes, Kirchner había tildado de "incorregibles" a los inversores españoles

MADRID.– Apenas horas después de que las empresas españolas reclamaran aumentos de tarifas y un marco regulador “más estable” ante la candidata Cristina Kirchner, el gobierno socialista hizo saber ayer que sus inversores no están solos. “Las empresas españolas tienen todo nuestro apoyo en sus reclamos”, dijo a LA NACION la número dos del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la influyente vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega.

Pocas horas antes, el presidente Néstor Kirchner había cargado en Buenos Aires contra ese mismo reclamo, al tildar a los inversores españoles de “incorregibles”. Con tono de advertencia, desde el atril, dijo: “Yo los conozco. Están haciendo lobby de modo permanente y esto hay que tenerlo claro”.

En su despacho del Palacio de la Moncloa, De la Vega señaló que es hora de que se “reconozca” la apuesta española por la Argentina. Y aclaró que la recepción dada a la senadora Kirchner “es la misma” que la administración socialista daría a cualquier otro candidato. “Ella me parece estupenda, pero el gobierno español no puede interferir” en las elecciones de otro país, dijo.

Con un pie casi en la Argentina, adonde llegará en los próximos días como parte de una gira por América latina, sostuvo también que la crisis por las plantas pesqueras incendiadas en Santa Cruz “no está cerrada”. Y pidió “seguridad”, tanto personal como empresarial, para los afectados.

–Las empresas españolas reclaman al gobierno argentino aumento de tarifas y un marco regulador estable y previsible. ¿Ustedes, como gobierno, les piden que aguanten y tengan paciencia?

–No. Las empresas españolas tienen todo nuestro apoyo en sus reclamos. Han hecho una apuesta por la Argentina y debe ser reconocida.

-¿De qué manera?

-Con garantías de seguridad, de certidumbres. Necesitan claridad, transparencia, organismos reguladores eficaces y claros. Y eso es lo que nos piden que transmitamos al gobierno argentino.

-¿Por qué reclaman eso en la Argentina? Pongamos nombre al problema

-Creo que lo piden siempre. También lo piden en España.

-¡Ah! Entonces, ¿reclaman por manía?

-No, pero forma parte de las reglas. El capital requiere seguridad.

-¿Y es normal que del lado del gobierno se retacee?

-No. Lo lógico es que el gobierno argentino trabaje para dar esa estabilidad. Llevan 56 meses de crecimiento. Es lógico pretender que, a partir de allí, se den reglas más estables desde los organismos reguladores a cuestiones que ayudan a estabilizar las inversiones.

-¿Con tarifas más altas?

-Con un marco regulador acordado, claro y estable.

-¿Qué le han pedido ustedes como gobierno a Cristina Kirchner en esa materia?

-Que haya siempre un interlocutor para ellas. Eso da mucha tranquilidad. Ella, personalmente, se mostró abierta a tener un diálogo leal y constructivo.

-Cuando usted vaya ahora a la Argentina a lo mejor no tiene calefacción por la crisis energética. ¿Qué responsabilidad cabe a las prestadoras españolas en esa crisis?

-Nosotros estamos dispuestos a asumir responsabilidades, pero las insuficiencias que puede tener la Argentina en materia energética no son españolas.

-Pero las prestadoras son, en su mayoría, empresas peninsulares

-Creo que esto se debe abordar con una perspectiva más amplia. Hay que hacer muchas cosas. Las empresas tienen que poder invertir, el gobierno tiene que abrir nuevas vías de suministro con otros países

-El ex presidente Felipe González afirma que el gasoducto que quiere hacer Hugo Chávez entre Venezuela y Tierra del Fuego es un disparate demagógico. Usted, ¿qué piensa?

-Que si lo dice mi amigo Felipe González debe ser cierto. Es un gran experto en temas de América latina y estoy segura de que conoce el tema sobre terreno. Lo más probable es que el proyecto no tenga mucha viabilidad y que haya alternativas más razonables.

-¿Se inclina el gobierno de Rodríguez Zapatero por la senadora Kirchner para la presidencia argentina?

-El gobierno se comporta de modo igual con cualquier candidato que quiera venir a vernos. Estamos para eso. No queremos interferir para nada en un proceso electoral soberano y que respetamos. Acogemos aquí a Cristina Kirchner como a cualquier otro candidato.

-¿Y nadie más llamó a la puerta?

-No. Pero quien la golpee tendrá puerta y brazos abiertos. Siempre acogerá España a todo el mundo que quiera venir aquí a hacer campaña y desee entrevistarse con nosotros, o tanto igual si ya ganó las elecciones o está en la oposición. Lo recibimos con gusto.

-¿Les preocupa a ustedes que no haya habido signos de esa oposición?

-La oposición es vital para el fortalecimiento de la democracia. La Argentina tiene una democracia consolidada, pero incumbe a su política interna avanzar en esa dirección. Y en la de una cosa tan importante que son los partidos políticos.

-Pero ¿qué opina de ella como candidata presidencial?

-Me parece estupenda. Pero en tanto no se pronuncien los ciudadanos argentinos no puedo decir más.

-Usted dice que la Argentina tiene democracia consolidada. ¿Cómo afecta a eso el estallido diario de escándalos de corrupción en el Gobierno, con situaciones como bolsas de dinero en el baño de una ministra?

-La corrupción se combate con el fortalecimiento democrático. Con más democracia.

-¿Y si el poder político no es capaz de expulsarla? ¿Si convive con ella?

-Que se adopten más medidas. Medidas concretas. El déficit se arregla con "más". Hay que fortalecer las instituciones independientes, crear órganos reguladores concretos, garantizar la independencia del Parlamento, del Poder Judicial

-¿Qué consejo le dio usted a la senadora?

-Ella no me pidió nada. Hablamos mucho de políticas sociales, porque son las fundamentales para estructurar cualquier avance desde toda perspectiva. Son las que implican reconocimiento de derechos.

-¿De verdad no habló de tarifas con ella?

-Se lo juro.

-¿Le tiene temor a la palabra "tarifa"?

-No, ¿por qué? A mí me encanta que los empresarios se forren. Porque eso implica que al país le va bien y que ellos pagarán más impuestos en beneficio de todos. Eso es lo que quiero para España. Y es lo mismo que quiero para la Argentina. De todos modos, creo que los empresarios españoles ahora están un poco más tranquilos en la Argentina.

-El tema de las pesqueras incendiadas en Puerto Deseado, Santa Cruz, ¿ya es una cuestión cerrada para España?

-No, cerrado no está. La cuestión se ha reconducido en cuanto al compromiso del presidente Néstor Kirchner de garantizar la seguridad y de promover una negociación con los agentes sociales.

-¿Habló Zapatero con Kirchner por esto?

-Sí, lo llamó el presidente Kirchner; Zapatero no lo ha llamado. Lo que sí le pidió fue lo normal en estos casos: "Oye, vamos a solventar el problema, quiero que los empresarios españoles tengan tranquilidad y seguridad". Y Kirchner dijo que sí, pero que había que dialogar. Mientras tanto, hay una investigación en marcha por lo ocurrido.

Por Silvia Pisani
Corresponsal en España


Perfil

  • María Teresa Fernández de la Vega tiene 58 años, es valenciana y se convirtió en la primera mujer en acceder a la vicepresidencia del gobierno español.
  • Es una mujer de fuerte personalidad, militante feminista y con larga trayectoria en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Se le reconoce una gran influencia en la administración de Zapatero.
  • De reconocida formación jurídica, es la encargada de coordinar la tarea de todos los ministerios. El mes próximo hará una gira por América latina que la traerá a la Argentina.
 
Tomado de La Nación
 
CONTACTENOS

 
Busqueda