Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    El riesgo país argentino se acomoda en zona de default - 12 . . .
 
 
 

Subió hasta los 754 puntos según JP Morgan, y a 1191 puntos según Ecolatina- La Nación - Argentina

Lejos de remontar por el anuncio del pago al Club de París o las recompras de bonos del Ministerio de Economía, los títulos de la deuda pública siguieron ayer en el tobogán, empujados por la manipulación de las estadísticas de inflación, la incertidumbre por el rumbo de la economía local y la acumulación de noticias oscuras sobre el contexto internacional. Todo esto elevó aún más el riesgo argentino, que desde hace algunas semanas está en zona de default.

Ayer, los títulos argentinos cayeron 1,6% en promedio en el circuito extrabursátil, donde se destacaron las caídas del 4,3% del Par en pesos y del 3,6% del Discount en la misma moneda. En la Bolsa, la caída de los bonos promedió 2 por ciento. El Banco Central realizó unas pocas compras de bonos, según indicaron en esa entidad.

Esto, sumado a la baja en el rendimiento que mostraron los bonos del Tesoro norteamericano por las compras de los inversores que eligieron esos papeles para refugiarse de la crisis, elevó todo el riesgo de países emergentes y, en particular, el argentino.

Los diferenciales de la deuda emergente (es lo que mide el riesgo país) se ampliaron a su mayor nivel desde junio de 2005, según el índice EMBI+ del banco de inversión JP Morgan, que sólo toma bonos en dólares. En el caso de la Argentina, el riesgo trepó hasta los 754 puntos. Se trata de un nivel similar al de marzo de 2001. Según la medición de la consultora Ecolatina, más abarcativa, ya que toma también los bonos en pesos, incluidos los que se ajustan por inflación, el riesgo subió un 3,1% hasta los 1191 puntos. Desde fines de mayo de 2004, cuando el país todavía estaba en default, no se registraba un nivel similar.

"Los títulos públicos están boyando en los mínimos, de manera que alguna uña aparecerá ahí a efectos de encontrar algún resquicio reivindicador", observó el analista Francisco Uriburu, en diálogo con la agencia Nosis.

 

El peso del Indec

Un operador hizo una mención ineludible a la hora de referirse al desempeño de la deuda pública: el dato oficial de inflación del 0,5%, conocido anteayer, una cifra muy inferior a las estimaciones privadas. Las ventas no sólo reflejan esta manipulación, sino que parecen indicar que el mercado está cada vez más convencido de que no habrá una marcha atrás -al menos, no en el corto plazo- en la intervención del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

"El mercado se presenta sin tomadores y la baja es ineludible, ya que vemos un derrumbe generalizado sobre los activos de riesgo", graficó otro operador. "Los bonos locales no caen más porque los negocios son pocos", agregó. Se refería al impacto de la crisis financiera internacional, que ayer sumó otra jornada cargada de volatilidad.

Pero es claro que el golpe que el mercado asestó sobre todas las economías emergentes fue un poco más severo para la Argentina. Ni el anuncio del pago al Club de París ni la recompra de bonos parecen ser, por ahora, argumentos suficientes como para invertir en la deuda local. Son demostraciones de la voluntad de pago que chocan contra la manipulación de las cifras de inflación, que demuestran justamente lo contrario. El otro punto es la capacidad de pago, una variable sensible muy atada al precio de las commodities, cuyas cotizaciones han caído en las últimas semanas desde máximos históricos.

 

 
CONTACTENOS

 
Busqueda