Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    El FMI disparó contra las estadísticas argentinas en el Worl . . .
 
 
 

En pleno clima preelectoral, los Kirchner se debaten entre la inconveniencia política y las necesidades financieras de acudir a un viejo conocido: el Fondo Monetario Internacional. No es cómodo tener que acudir al organismo que tanto denostaron, para atravesar lo que resta del año. Menos aún, cuando ahora es el FMI el que los denosta y desmiente frente al mundo (y sus inversores).

 

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) no sólo vaticinó que la caída de la economía mundial será la mayor desde la recesión acontecida por la Segunda Guerra Mundial, en su informe anual sobre el desarrollo de la economía internacional presentado hoy, sino que además se encargó de aclarar que la Argentina, que sufrirá un retroceso de 1,5%, presenta cifras son poco confiables.

 

En la nueva edición de su Panorama Económico Mundial, el FMI señaló que la economía global se contraería 1.3% este año, y pidió medidas enérgicas para contrarrestar la crisis.

 

En tanto, la economía de América Latina se contraería un 1,5 por ciento este año al caer los precios de las materias primas y disminuir el flujo de capitales, pero una "recuperación modesta" se espera en el 2010, dijo el Fondo Monetario Internacional, según la agencia de noticias “Reuters”.

 

Hace tres meses, el Fondo había pronosticado que la economía latinoamericana se expandiría un 1,1 por ciento este año. Para el 2010, el FMI estima ahora que la región crecerá un 1,6 por ciento, casi la mitad de la proyección de 3,0 por ciento de enero.

 

"Los riesgos a este panorama están firmemente plantados a la baja", advirtió el FMI en su última evaluación sobre la economía mundial. "El principal peligro es que un desapalancamiento financiero prolongado en las economías avanzadas lleve a un freno prolongado en los flujos de capitales, lo cual requeriría un ajuste doméstico aún más fuerte", alertó.

 

Países como Argentina, Brasil, Chile, México y Venezuela, que se incluyen entre los grandes exportadores de materias primas, han sido particularmente golpeados por el declive en los precios de las materias primas como resultado de la desaceleración económica global y del flujo de capitales, dijo el Fondo.

 

Sin embargo, el FMI señaló que "la mayoría de los países están capeando bien la tormenta en relación con experiencias previas de turbulencias globales, gracias a mejoras en las políticas y en las posiciones de las hojas de balance".

 

Mientras que Brasil y México han provisto liquidez a los mercados domésticos, evitando un intenso golpe de la contracción del crédito, un mayor número de países latinoamericanos también ha logrado implementar algunas políticas contracíclicas fiscales y monetarias.

 

Los bancos centrales de países con metas de inflación creíbles podrían tener espacio adicional para una rebaja en las tasas de interés, sobre todo si la inflación sigue desacelerándose con rapidez, consideró el FMI. En contrapartida, el margen para un gasto extra de los Gobiernos parece ser más limitado, dado que la menor actividad económica y la baja en los precios de las materias primas siguen golpeando los ingresos fiscales.

 

De hecho, el Fondo advirtió que los países con elevados costos de endeudamiento externo y grandes necesidades de financiamiento deberían equilibrar con cuidado los potenciales riesgos y beneficios de implementar políticas fiscales contracíclicas.

 

"Tales esfuerzos podrían ser contraproducentes a través de un alza en los costos de endeudamiento y una mayor pérdida de reservas", dijo el FMI.

 

Entre los países latinoamericanos, México es el que más sufrirá, debido a su cercanía con la economía estadounidense, la cual según el Fondo se contraerá un 2,8 por ciento este año.

 

El FMI prevé una contracción de la economía mexicana del 3,7 por ciento en el 2009 y un crecimiento del 1,0 por ciento en el 2010. En enero, esperaba sólo una caída del 0,3 por ciento para este año.

 

El segundo país más afectado sería Venezuela, cuya economía se contraería un 2,2 por ciento este año, seguido por Ecuador, con una caída del 2,0 por ciento, según el Fondo.

 

La economía brasileña caería un 1,3 por ciento este año y se expandiría un 2,2 por ciento en el 2010. En enero, el FMI esperaba un crecimiento del 1,8 por ciento para el 2009 y del 3,5 por ciento en el año siguiente.

 

Para Colombia, el FMI prevé un crecimiento plano este año y para Chile una expansión del 0,1 por ciento, mientras que Perú crecería un 3,5 por ciento y Uruguay un 1,3 por ciento.

 

En el caso de Argentina, se espera una contracción del 1,5 por ciento para este año y una expansión del 0,7 por ciento en el 2010.

 

La mayor economía mundial, la estadounidense, retrocederá un 2,8 por ciento en 2009, mientras que todo el conjunto de la zona del euro lo hará en un 4,2 por ciento. El mayor de estos países, Alemania, sufrirá una caída del 5,6 por ciento, tan sólo superada por Irlanda con un 8,0 por ciento. El producto interno bruto (PIB) español se contraerá un 3,0 por ciento este año y un 0,7 por ciento el próximo, según el FMI.

 

Japón, otra de las grandes economías mundiales, caerá un 6,2 por ciento este año, aunque retomará la senda de crecimiento en 2010, con un incremento real en el PIB del 0,5 por ciento. Para 2010, el Fondo prevé un crecimiento a nivel mundial del 1,9 por ciento.

 

El Panorama indica que el retroceso se acentuará en Rusia y los ex países soviéticos, donde el organismo proyectó una caída del Producto Bruto Interno (PBI) para este año de 5,1 por ciento.

 

Por otra parte, China tendrá un crecimiento de 6,5% de su PBI, una cifra sumamente positiva si se toma en cuenta el panorama de los otros países, aunque 0,2% menor a la última proyección del FMI.

 

La nueva estimación representa además "la mitad del 13% (de crecimiento)" alcanzado por la tercera economía mundial en 2007, antes del estallido de la crisis económica y financiera mundial.

 

Ayer, el Fondo Monetario Internacional reveló un estudio en el que manifiesta su temor por las pérdidas totales que causará la crisis financiera que se originó en USA y se ha extendido por todo el planea. Según sus proyecciones las caídas ascenderían a  más de cuatro billones de dólares.

 

- La increíble Argentina

 

Se anticipó que el FMI volvería a cuestionar las cifras del INdEC en su informe global, y así lo hizo: para el caso argentino dio cuenta de datos oficiales y privados, en más de una oportunidad (ej. Tabla 2.9, pg. 90; pg.101).

 

Así, las "notas al pie" y los asteriscos, se tornaron el el caso de la Argentina, fundamentales.

 

Sucede que, tal como lo hicieron el año pasado, los técnicos del FMI encargados de volcar al papel los números de la Argentina, reflejaron la inflación que el Gobierno proyectó para 2009, aunque con una salvedad. Se dejará constancia de que hay cifras diferentes a las oficiales, elaboradas por consultoras privadas o independientes.

 

Esto vuelve a dejar en evidencia el problema en que se ha convertido el INdEC y que, además, el Gobierno se niega solucionar.

 

Ya el año pasado este mismo cuestionamiento se había hecho público, y desde entonces el Gobierno intentó algún tipo de acercamiento al Fondo Monetario para morigerar las críticas aunque sin éxito por ahora.

 

No obstante, se supo meses atrás que el FMI estaba brindando asistencia técnica al INdEC en la reformulación del índice de precios al consumidor a nivel nacional.

 

Se trata del "Programa de cooperación técnica" que a abarca no sólo el indicador de precios sino también a otras estadísticas, incluyendo el índice del crecimiento económico (PBI).

 

La colaboración entre el INdEC y el FMI comenzó la primavera pasada, cuando el Fondo amenazó con no utilizar la estadísticas oficiales argentinas en su Panorama de la Economía Mundial.

 

Con su credibilidad en juego, el Departamento de Estadística del FMI consideraba que si publicaban algo, tenía que ser una cifra basada en otras fuentes, incluyendo la inflación calculada por los economistas privados.

 

El problema no es menor. Al rechazar el Fondo el índice de precios argentino, los tenedores de bonos ligados a la inflación están oficialmente habilitados para presentar demandas contra la Argentina.

 

De ahí que en septiembre del año pasado, justo antes de la asamblea anual del FMI, la directora del INdEC, Ana María Edwin, viajó a Washington para discutir mano a mano con técnicos del FMI la validez de los índices oficiales.

 

Durante las discusiones hubo en general acuerdo sobre la metodología que el INdEC está utilizando, pero no sobre la manera en que se recolectan los datos y cómo los procesan.

 

Pero esas reuniones no lograron despejar las dudas de fondo, que aún persisten.

 

De hecho la baja credibilidad en las cifras del INdEC pueden ser uno de los elementos que mantengan alejada a la Argentina de los nuevos préstamos flexibles que puso en marcha el Fondo Monetario, y que están disponibles, por ahora, para aquellos países que aplicaron en los últimos años buenas políticas macroeconómicos y que hoy son sacudidos por efecto de la crisis internacional.

 

México, por caso, ya tiene asegurado un préstamo contingente por US$47.000 millones.

 

La Argentina, dicen los analistas, necesitaría plata fresca del FMI para hacer frente a los vencimientos de la deuda. Si no este año, seguro en el próximo. Y el informe no fue optimista.

 

 
CONTACTENOS

 
Busqueda