Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    PREVISIONAL: Perjuicio a Jubilados, la saga continúa - julio . . .
 
 
 
Perjuicio a Jubilados – La saga continúa – 15 julio 2017

Continuando con nuestros informes sobre el perjuicio a los jubilados, informamos que este Gobierno de la agrupación Cambiemos quiere que gran parte del ajuste de un gasto populista desbordado del que también forma parte, lo paguen los jubilados que aportaron toda su vida, y pagaron y pagan impuestos abusivos para mantener una clase política, sindical, empresaria, judicial que vive de privilegios. Esta situación también afecta a futuros jubilados.

EL ANSES no ha estado pagando los fallos a favor de jubilados, ni los retroactivos de quienes aceptaron la mal llamada reparación histórica, ni paga los haberes reajustados. Ha apelado todos los fallos, y ahora lo hace ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que ya le regaló el político fallo Gualtieri de abril 2017, que comentamos en informe previo.

EN esta instancia quiere que la Corte acepte como índice de ajuste un índice inventado por el Ministerio de Trabajo, que no es representativo de la realidad de incremento salarial que ha acontecido en el transcurso del tiempo. El índice de ajuste se usa para el cálculo del haber inicial que determina el monto jubilatorio tomando el promedio ajustado de los últimos diez años en actividad.

ANSES tampoco acepta un ajuste realista de los montos retroactivos que debe.

La Corte ha emitido fallos políticos en consonancia con quien detecta el poder en cada momento, por lo cual no sorprendería que se adaptara esta vez al pedido de ANSES.

El índice que quiere utilizar ANSES se llama RIPTE, Remuneración promedio imponible de los trabajadores estables. Es como que el deudor impone un índice de ajuste que él mismo calcula, para que su deuda sea menor. El índice que aplica el Poder Judicial desde el fallo Elliff es el ISBIC, Índice de Salarios Básico de la Industria y la Construcción, que refleja de mejor manera, aunque insuficiente, la movilidad del salario. En estos casos se atendió el principio constitucional de sustitutividad del haber jubilatorio, es decir la relación que debe guardar el haber jubilatorio con el haber en actividad para garantizar el nivel de vida del jubilado.

Como se puede investigar, entre 1995 y febrero 2009 el incremento del ISBIC es de 435%, y el RIPTE da un aumento del 178%. El sistema jubilatorio puede estar quebrado por muchas razones ajenas al jubilado que aportó toda su vida laboral, y que claramente no es quien debe sufrir las consecuencias. Se crearon pensiones no contributivas, AUH, créditos para vivienda, subsidios varios, regímenes especiales y de privilegio, aportes al Tesoro, todo de fondos de ANSES que le debe a jubilados aportantes, a quienes quieren convertir en víctimas silenciosas de este proceso perverso. Más perverso aún puesto que este gobierno anunció con bombos y platillos, y aún lo publicita mediáticamente, un proceso frívolamente denominado de reparación histórica, con el único objetivo de cancelar deudas previsionales al menor costo.

Angélica Bergonzi Presidente de ADAPD

Adjuntamos otro artículo sobre el particular publicado en Clarín, 15 de julio 2017

Demoras en la definición – Clarín 15 julio 2017 ANSeS apela para pagar menos en 200.000 juicios de jubilados Busca que la Corte Suprema defina el índice con que se ajusta el cálculo de haberes.

ANSeS ya presentó 15 recursos extraordinarios ante la Justicia para reducir los montos reclamados ante la Justicia por más de 200.000 jubilados. Con igual criterio también viene apelando en los nuevos juicios y fallos de primera instancia. Se trata de los casos de demandas por reajuste del haber inicial por la falta de actualización adecuada de los sueldos que se tomaron como referencia para calcular el haber mensual.

Con las apelaciones que ingresaron ayer, ya suman más de 300 los recursos extraordinarios presentados por la ANSeS en las tres Salas de la Cámara de la Seguridad Social para que la Corte Suprema avale un cambio en los índices de actualización de los haberes y las retroactividades en unos 200.000 juicios de jubilados.

El pedido a la Corte busca reducir, en la mayoría de los casos, en promedio un 50% los valores de las sentencias ya aprobadas por los jueces en primera o segunda instancia y achicar los montos de los reajustes de haberes mensuales corrientes. También que los jueces apliquen esos índices en los nuevos juicios y los camaristas revean las sentencias.

Los juicios en cuestión corresponden al llamado caso Elliff que sentó jurisprudencia, en agosto de 2009, por parte de la Corte, por la falta de actualización adecuada de los sueldos de los 10 últimos años anteriores al cese laboral que se toman como referencia para calcular el valor mensual de arranque de quien se jubila.

Sobre un stock de 400.000 juicios, más de la mitad quedan ahora en espera hasta que se pronuncie la Corte, que no tiene plazos para expedirse.

Antes de esta decisión, la ANSeS no apelaba a la Corte en los casos Elliff y Badaro (jubilaciones congeladas entre 2002 y 2006) y esas sentencias quedaban firmes, si bien había demoras y sigue habiendo atrasos en el pago de las sentencias.

En el caso Elliff, en 2009 la Corte Suprema confirmó el fallo de la Sala II de la Cámara que determinó que, entre 1995 y 2008, cuando entró a regir la ley de movilidad, esos salarios debían actualizarse por el ISBIC (Indice de Salario Básico de la Industria y la Construcción). Ahora ANSeS sostiene que deben aplicarse los indices de actualización fijados en la ley de Reparación Histórica. Para ese período el índice es que el surge del RIPTE (Remuneración Promedio Imponible de los Trabajadores Estables) que elabora el Ministerio de Trabajo. En la gran mayoría de los casos, el RIPTE arroja una remuneración promedio y un haber y un retroactivo inferiores.

La diferencia no es menor ya que, por ejemplo, entre 1995 y febrero de 2009 el incremento del ISBIC es del 435%, mientras el RIPTE da un aumento del 178%. Esa diferencia disminuye los montos de los retroactivos y los reajustes de los haberes, en especial para los que se jubilaron a partir de mediados de 2003.

En los recursos que presenta, ANSeS reconoce que “la aplicación del ISBIC arroja una remuneración actualizada superior y por ende un salario promedio exagerado”. En tanto, sobre el pronunciamiento de 2009 de la Corte, ahora ANSeS sostiene que “no hay jurisprudencia del Máximo Tribunal que resuelva cuál es el indice que corresponde aplicar en estos casos. En efecto en el precedente Elliff no dispone un determinado índice para la actualización de las remuneraciones tenidas en cuenta para la determinación del haber inicial”.

En el fallo Elliff la Corte Suprema confirmó el fallo de segunda instancia que había fijado la actualización de las remuneraciones sin hacer mención pero también sin objetar que la sentencia de Cámara ordenara aplicar el ISBIC.

En base a ese pronunciamiento de la Corte, ya miles de jubilados cobraron sentencias con la actualización por ese índice y también deberán cobrar así los que ya tienen sentencia firme.
 
CONTACTENOS

 
Busqueda