Usuario
Contraseña USUARIO NUEVO
Usuario :    Muy importante: La Corte, en fallo dividido, ordenó pagar en . . .
 
 
 

La Justicia decidió que es inconstitucional la normativa de emergencia que ordenaba la pesificación aplicada a un contrato de renta vitalicia previsional celebrado en dólares. Un fallo judicial reconoció a la beneficiaria de una renta vitalicia previsional establecida en dólares estadounidenses, el derecho a percibir las sumas correspondientes a ese contrato en la moneda de origen y demás condiciones pactadas.

 

El caso caratulado "Benedetti, Estela Sara c/PEN Ley 25.561-Decretos. 1570/01 y 214/02 s/amparo Ley 16.986, se refiere a una mujer que realizó una acción de amparo contra el Ejecutivo Nacional y Siembra Seguros de Retiro S.A. (de Citibank), solicitando la declaración de inconstitucionalidad de la normativa de pesificación allí invocada y reclamó que sean reconocidas en efectivo y en la moneda de origen las sumas oportunamente aportadas mediante un contrato de renta vitalicia.

 

Hasta ahora la referencia jurisprudencial al respecto era el dictamen del Procurador General de la Nación de diciembre de 2005 que entendía que, tratándose de un beneficio que proviene del salario y cuyo objetivo es reemplazarlo en la edad pasiva, su actualización debía ser a través del CER como mínimo y si las compañías obtenían beneficios adicionales los debían transferir a sus rentistas.

 

La referencia avalaba la normativa (inmoral) dictada por el Ejecutivo Nacional en marzo de 2002 (el gran pesificador del dinero ajeno, Eduardo Duhalde), que establecía un ajuste mensual de CER con un piso de $ 1,40 por cada dólar.

 

Para la mayoría de la Corte -los jueces Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt, Raúl Zaffaroni y Carmen Argibay-, la aseguradora debe cumplir con el contrato de renta vitalicia previsional en las condiciones pactadas, en el caso, dólares estadounidenses.

 

Los jueces consideraron que la renta vitalicia previsional es "una modalidad de jubilación o retiro definitivo por invalidez que contrata un afiliado con una compañía de seguros de retiro, y, por ello, se trata de una prestación previsional que merece especial tutela por la Constitución Nacional".

 

Además dijeron que el carácter integral de las prestaciones de la seguridad social debe ser garantizado por quienes, perteneciendo al sector privado, asumen la prestación de tales beneficios como riesgo de su actividad. "Los cambios económicos que pueden darse en un vínculo de larga duración, con finalidad previsional, no constituyen un alea, sino el riesgo propio de la actividad", sostuvieron.

 

La empresa aseguradora ofreció una prestación que otorgaba al beneficiario una renta en dólares, con el objeto de mantener incólumes los valores en juego, a efectos de que éste tuviera asegurado un determinado estándar de vida.

 

En ese sentido, sostuvieron, que "no es razonable ni justo que el acuerdo pactado por ambos contratantes pretenda incumplirse, pues no resulta admisible trasladar las secuelas del riesgo empresario que asumió la aseguradora sobre la parte más débil del contrato".

 

"Las normas de emergencia, que alteraron las condiciones pactadas, implicaron una intromisión reglamentaria irrazonable respecto del contrato celebrado por las partes", concluyó la Corte.

 

La ministra Argibay entendió que la aplicación de una pesificación a la par (un dólar, un peso) "resulta una quita del capital adeudado por la firma aseguradora y, por lo tanto, una violación de los derechos de propiedad de la beneficiaria, protegidos por la Constitución Nacional".

 

Argibay sostuvo que la invocación de la emergencia, de acuerdo con la jurisprudencia de la Corte, no sirve para justificar el menoscabo en la sustancia de los derechos patrimoniales. Desechó también la posibilidad de trasladar a la beneficiaria los quebrantos en las inversiones de la empresa aseguradora, puesto que ello "forma parte del riesgo contractualmente asumido por la firma, al ser éste un contrato a muy largo plazo (toda la vida de la acreedora) en cuyas bases no era razonable incluir un pronóstico de permanente estabilidad económica".

 

Por su parte, la minoría (los ministros Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Enrique Petracchi, siempre más cercanos al kirchnerismo), consideraron aplicable el "principio del esfuerzo compartido" y dijeron (con una liviandad sólo entendible porque no se trata de su propio pecunio) que el importe de la renta debía ser convertido a pesos a razón de un peso por dólar estadounidense más el 70% de la brecha existente entre un peso y la cotización del dólar en el mercado libre de cambio –tipo vendedor– del día en que corresponda efectuar cada pago, salvo que la utilización del CER arroje un resultado superior.

Tomado de u24

 

 
CONTACTENOS

 
Busqueda